El consorcio de entidades financieras R3CEV y doce de sus miembros han probado el sistema de pagos XRP de Ripple a través de operaciones de pagos transfronterizos, con el cual las empresas pudieron comprobar el potencial de sus activos digitales y la posibilidad de reducir los costos e ineficiencias del sistema de compensación internacional actual.

La prueba tuvo lugar en el Laboratorio y Centro de Investigación del R3CEV, y los participantes fueron Barclays, Grupo Financiero BMO, CIBC, Intesa Sanpaolo, Grupo Macquarie, Banco Nacional de Australia, Natixis, Nordea, Banco Royal de Canadá (RBC), Santander, Scotiabank y Corporación Bancaria Westpac.

Este gran piloto dejó constancia de que la red blockchain de Ripple podría permitir a los bancos conseguir que los mercados de monedas fiduciarias completen la autenticación de pagos sin tener que recurrir a las cuentas nostro.

Las cuentas nostro son activos líquidos que posee un banco para realizar pagos transfronterizos. Los bancos necesitan una cuenta local en cada país con la cual realizar transferencias que completen las compensaciones necesarias. Una práctica que, por tratarse de diversas monedas en diversas cuentas, resulta costosa, pues las entidades bancarias están en la obligación de financiar sus cuentas en el exterior utilizando capital.

La tradición de mantener numerosas monedas a través  de múltiples cuentas en diferentes países es costosa e ineficiente. Esto es una herencia de cuando la tecnología no existía para ofrecer una alternativa viable; sin embargo, los activos digitales y libros distribuidos pueden permitir el intercambio en tiempo real de las monedas entre las partes desde en cualquier lugar del mundo sin la necesidad de intermediarios. Este prototipo allana el camino para una revisión importante de cómo ocurre el proceso bancario de liquidación y pagos transfronterizos.

David Rutter

CEO , R3CEV

Además de comprobarse que es posible eliminar los gastos adicionales generados por las cuentas nostro, durante la prueba estos doce bancos fueron testigos de la gran reducción de tiempo entre transacciones al emplear XRP. Esta moneda digital cuenta con la velocidad de liquidación más rápida del mercado, en solo 5 segundos o menos puede ocurrir el intercambio de los activos digitales a cualquier lugar del mundo, proporcionando de esta manera la inmediatez requerida por los grandes bancos actualmente.

Chris Larsen, CEO y cofundador de Ripple comentó que actualmente los pagos internacionales siguen siendo muy complejos y costosos, razón por la cual agradece que “la tecnología financiera distribuida permita a los bancos y a sus clientes enviar dinero de una forma verdaderamente eficiente”. Asimismo, añadió que “este ensayo valida aún más que los activos digitales nativos como XRP pueden tener un papel clave en la reducción de los costos de liquidez y permitir nuevos tipos de pagos para las empresas y los consumidores”.

Se espera que esta prueba piloto y sus resultados simbolicen una inspiración para esas entidades bancarias que aún no se han decidido montar en la ola de la tecnología financiera.

 

Imagen Destacada: El Confidencial.