Una vez más, el Santander toma la delantera a sus competidores y se coloca en la vanguardia tecnológica al apostar por la Blockchain pública de Ethereum para emitir tokens (vales) a través de contratos inteligentes. El Santander es uno de los grandes bancos del mundo que colabora con la neoyorquina Startup Fintech R3, en el desarrollo de estándares comunes para el uso de la tecnología de contabilidad distribuida en el ámbito financiero.

Sobre esta decisión, John Whelan, director de Santander Blockchain Lab, indicó a CriptoNoticias que la estrategia del banco no ha cambiado, y que la tecnología Blockchain, pública y privada, ha llegado para quedarse. No obstante, reconoció que mucha de la innovación está centrada en la comunidad de los desarrolladores de Ethereum. En cuanto a si la apuesta por Ethereum supone un distanciamiento de la Fintech R3, Whelan precisa que el Santander permanece como parte importante del consorcio R3 y cree en su manera de entender el uso de las blockchains privadas entre los bancos en numerosos casos.

Esta innovación permitirá a los clientes del banco vincular sus cuentas corrientes con los tokens de la Blockchain de Ethereum. El Santander podría haber elegido la opción de utilizar la criptomoneda de Ethereum, el Ether, pero ha preferido los tokens. Con esta decisión, entre otras cuestiones, mantiene el control sobre su circulación, hace un guiño a los clientes más conservadores, desbarata el ecosistema de las criptomonedas alternativas y, de alguna manera, vuelve a centralizar el poder del dinero. La noticia fue dada por Roman Mandeleil, CEO y fundador de Ether Camp (socio del Santander en la comunidad Ethereum), en el DevCon2, el evento sobre tecnología Blockchain que se celebra estos días en Shanghai.

Según recoge el diario británico IBTimes, Mandeleil mostró cómo una cuenta del banco de Santander dispondrá de un botón para crear una cuenta Ethereum y afirmó que “en esta cuenta bancaria se va a tener una cuenta Ethereum paralela en la red Ethereum”. Sobre este asunto, el director de Santander Blockchain Lab explicó a este diario que Ethereum permite realizar pagos de muy pequeñas cantidades a muy bajo coste y que aún se encuentran en fase experimental, sin estar sujetos a ningún horizonte temporal.

Este hecho, según relató Mandeleil, permite, entre otras cosas, tomar dólares, pero dejarlos en una “cuenta congelada”, dando una cantidad de tokens respaldados en su reverso. “No es una reserva-oro, pero sí reserva-dólar. Con este procedimiento, puedes subir estos tokens al Blockchain y disponer de la estabilidad de los dólares y los euros reales. Y, además, disponer de la agilidad del Blockchain de Ethereum”, dijo.

Sobre cómo afectará este proyecto a los consumidores, el director de Santander Blockchain Lab precisó que:

Se está desarrollando la nueva generación de aplicaciones descentralizadas, que tienen la capacidad de usar dinero digital “real” sostenido por un gran banco.

John Whelan

Director, Santander Blockchain Lab

Sobre el paso dado por el Santander, Alberto Gómez Toribio, una de las principales autoridades del ecosistema Bitcoin y actualmente CEO en Clluc, startup vinculada al grupo Barrabés y dedicada a analizar las aplicaciones de la tecnología Blockchain en sectores como la banca o el retail, explicó a CriptoNoticias que este hecho significa un cambio de tendencia muy fuerte “porque se habla de utilizar una infraestructura que no es de ningún banco, ni siquiera de una compañía; es de Ethereum. Y que, además, se utiliza para emitir tokens, no criptomonedas”.

Gómez Toribio añade que “hasta ahora, las empresas estaban apostando por Hyperledger y el Santander hace justo lo contrario, hacerlo por una Blockchain, utilizando Smart Contracts para emitir tokens. Esto significa que van a crear un pequeño programa residente en la red Ethereum, el smart contract, que permite crear tokens, que representan euros y que el Santander tiene en sus cuentas bancarias. Dichos tokens pueden ser transferidos a otras cuentas y la gente puede reclamarlos yendo al Santander”

Sobre el hecho de que el Santander haya elegido tokens en lugar de criptomonedas, el CEO de Clluc explicó que la principal diferencia entre ambos es que la criptomoneda es un activo digital que la gente puede crear o minar de forma distribuida y sobre la que nadie tiene el control de las transacciones.

El Santander va a crear un programa que funciona de forma distribuida, en el que las transacciones se validan de formar distribuida, pero en el que no se mina. Es el Santander quien decide cuántos tokens se ponen en circulación. Esa es la principal diferencia entre una criptomoneda y un token. En Ethereum se pueden crear tokens, algo digital que se puede intercambiar entre personas, que funciona como una criptomoneda, pero que no lo es. Alberto Gómez Toribio

CEO, Clluc

Sobre si el proyecto del Santander podría poner en peligro la existencia de otras criptomonedas, Gómez Toribio precisó que aunque Ethereum ya las ponía en peligro, el Santander, al estar creando el primer gran proyecto de creación de activos digitales que funcionan como criptomonedas, pone en peligro a la comunidad de monedas alternativas, ya que en el futuro podrían no aportar un valor diferencial a los tokens, y entonces es muy probable que la gente prefiera tener tokens a criptomonedas.

En cuanto a si esta iniciativa del Santander supone una vuelta hacia la centralización del dinero, Gómez Toribio explicó que el banco lo que hace es utilizar un ledger público para crear un contrato que solo controla el propio banco. En este sentido, indicó que el ledger no es propiedad de nadie, pero lo que están construyendo sobre Ethereum es una aplicación que se llama Smart Contract y dicha aplicación sí está controlada por el Banco Santander.