Si bien es cierto que diversos organismos oficiales y gobiernos tienen sus reservas con respecto a la criptomoneda bitcoin, la blockchain, elemento fundamental de la llamada tecnología financiera (fintech), está siendo adoptada por la mayoría de ellos.

Hasta los momentos, Suiza no se ha quedado atrás en lo que a fintech se refiere. Hace apenas unos días tuvimos noticia de que a través de las máquinas expendedoras de boletos de su sistema ferroviario nacional podrán comprarse bitcoins con francos suizos. Ahora, su Consejo Federal planea flexibilizar las medidas regulatorias que aplican a las empresas fintech en el país, según ha anunciado hoy su Departamento Federal de Finanzas (FDF, por sus siglas en inglés).

Para lograr esta meta se encuentran discutiendo tres recomendaciones principales para un futuro proyecto de ley. La primera, que en realidad no se limita sólo a las compañías fintech, es la asignación de un plazo de 60 días para mantener dinero en las cuentas de liquidación, lo que facilita la recaudación de fondos en iniciativas emergentes.

La segunda consiste en el establecimiento de una ‘caja de arena’, es decir, un área de innovación experimental, donde cualquier proveedor podrá aceptar hasta 1 millón de francos en fondos públicos sin la autorización ni supervisión de la Autoridad Supervisora del Mercado Financiero de Suiza (FINMA, por sus siglas en inglés), si bien, sí se les aplicarán las actuales regulaciones nacionales para el lavado de dinero.

La última medida que planean ejecutar es la creación de una nueva licencia fintech garantizada por la FINMA, una solución pionera en los estándares internacionales. Esta licencia orienta a las empresas que están restringidas, a recibir hasta 100 millones de francos de fondos públicos, teniendo prohibido operar en el negocio de préstamos, y las hace exentas a las regulaciones actuales para la protección de los depositantes.

Con estas medidas se pretende tanto facilitar las operaciones en el mercado fintech como aumentar la certeza jurídica para este sector, lo que permitirá a las compañías actuar en consecuencia y poseer más seguridad ante sus clientes al momento de realizar sus transacciones.

El Ministro de Finanzas sueco, Ueli Maurer, comentó al respecto durante una conferencia realizada en la ciudad de Berna.

Suponemos que con los pasos que hemos preparado y el compromiso que tenemos con la industria de servicios financieros en general podemos proporcionar una solución que nos sitúe entre los principales (países) en el mundo que han regulado esto.

Ueli Maurer

Ministro de Finanzas, Suiza

Bajo las instrucciones del Consejo Federal, estas medidas planean presentarse por parte del FDF para su consulta pública a inicios de 2017. Sin embargo, parece que este es sólo el comienzo, pues en el anuncio también se afirma que esta misma institución continuará investigando esta industria “en cooperación con las autoridades interesadas” para seguir reduciendo las posibles barreras que puedan enfrentar las empresas Fintech en el país.

De este modo, Suiza sigue el ejemplo del Parlamento Europeo, que ha preparado un grupo de monitoreo de monedas digitales e incluso ha solicitado un millón de euros para financiar su investigación sobre blokchain y criptomonedas, aspirando a una futura regulación que sea realmente adecuada para esta tecnología.

Por su parte, el país nórdico ya ha tenido grandes avances hacia la adopción de este ecosistema. Desde el año pasado en este territorio Bitcoin está exento de IVA, a partir de este año en la ciudad de Zug ya pueden pagarse servicios básicos con esta criptomoneda, Bitcoin ha entrado en su Bolsa de Valores y un consorcio suizo anunció el desarrollo de una plataforma blockchain para la venta de acciones. Sin duda, Suiza se ha decidido abrazar el potencial de estas tecnologías.