El sistema ferroviario nacional de Suiza, administrado por la firma SBB (Schweizerische Bundesbahnen), estará habilitando para el próximo mes un novedoso servicio para el país: poder comprar bitcoins con francos suizos en las máquinas dispensadoras de boletos de tren.

El experimento, que fue anunciado sencillamente en la página oficial del SBB, tendrá una duración de dos años donde se evaluará qué tanto acepta el ciudadano suizo la criptomoneda, según se dio a conocer hoy por la empresa ferroviaria federal. A partir del 11 de noviembre se podrán realizar dichas transacciones.

Tal como comentaron ante los medios:

Hasta el momento, han existido pocas posibilidades de obtener bitcoins en Suiza. Con la habilitación de 1000 máquinas de boletos para este fin, la SBB operará una densa red distribuidora de máquinas que serán más que expendedoras de boletos y funcionarán las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

SBB

Compañía Ferroviaria Federal de Suiza

Para lograr la implementación exitosa de estas máquinas, la SBB trabaja con SweePay, empresa de pagos móviles establecida en el conocido ‘cryptovalley’, la ciudad de Zug, donde decenas de startups se han asentado y están llevando a cabo interesantes proyectos de desarrollo de criptomonedas y tecnología blockchain, combinada incluso en ocasiones con la prestación de servicios públicos.

Las máquinas estarán disponibles para canjear entre 20 y 500 francos suizos por transacción, el equivalente aproximado entre 20 y 500 dólares americanos.

Para esto se requiere que los clientes cuenten con una cartera de bitcoins disponible. Sin embargo, sólo se podrán comprar bitcoins y no serán aceptados como forma de pago en las máquinas para comprar boletos de tren, de modo que su precio no se verá afectado por los cambios en el valor que pueda sufrir la moneda digital, como los que ha tenido recientemente y mantienen alerta a toda la comunidad. Además, los usuarios deberán identificarse apropiadamente utilizando un número telefónico de cualquier compañía establecida en Suiza, de modo que de cierta forma se pierde el anonimato de la transacción, cualidad emblema de las transacciones con bitcoins.

Sin duda esta es una de las decisiones estratégicas más importantes llevadas a cabo en el país para experimentar con la adopción de criptomonedas. Si bien en Suiza existen condiciones de libre mercado e independencia entre las instituciones, el hecho de que una compañía contratada por el estado para manejar el sistema ferroviario, nada más y nada menos, implemente una cadena de cajeros bitcoin en su red de estaciones de trenes, es algo que tiene una relevancia enorme, pues se podría decir que casi se aproxima a una adopción oficial de la criptomoneda. 

En realidad, esto no sería de extrañar por parte de un país que tiene 500 años de democracia y posee una economía sólida y dinámica, lo que fomenta el desarrollo tecnológico y de otras áreas en las diferentes industrias.