La Universidad de Beijing en China celebró su primer foro sobre la aplicación blockchain el pasado 13 de noviembre, y contó con la participación de los más grandes exponentes de la tecnología de la contabilidad distribuida, las monedas digitales y los representantes de las autoridades financieras de Hong Kong y China.

 

Este foro estuvo completamente enfocado en los posibles casos de uso de la tecnología blockchain. Y fue de especial atención para los asistentes el uso de la contabilidad distribuida para productos o artefactos con conexión web, productos agrupados bajo el término Internet de las Cosas (Internet of Things (IoT), en inglés), gracias a la presencia del gigante de las comunicaciones China Mobile.

Dicha compañía compartió su interés por seguir conectando a personas con objetos, pero a su vez dio a conocer su interés por reducir el volumen de datos generados con el funcionamiento de IoT, a través de tecnologías en la nube y de la distribución de datos. Una tarea para la cual los bloques en cadena funcionan perfectamente, además de darle la oportunidad de hacer eficiente el almacenamiento de datos sin necesitar recurrir a un tercero para la certificación y auditoria.

La cadena de bloques constituye un sistema económico y social creíble que es inter-organizacional. Con la construcción de infraestructura y la inversión, el futuro del Internet de las Cosas será edificado todo en blockchain.

Zhao Gang

Fundador, Saatchi

Para Cai Wei, Director de Laboratorio de la Universidad de Aeronáutica y Astronomía de Beijing, la blockchain “está surgiendo como una nueva disciplina, una nueva ingeniería de software, nueva tecnología”. Razón por la que considera que está en su “infancia”, pues debe desarrollar “en mayor medida su seguridad, rendimiento y estabilidad “ (en el caso de las criptomonedas).

Todo parece apuntar a un panorama muy favorecedor para la contabilidad distribuida en China. De hecho, otra intervención de peso que tuvo lugar el pasado domingo fue la del Jefe del Comité Académico del Centro de Gestión e Investigación de la Universidad de Beijing, Lai Maosheng, quien dijo que la tecnología blockchain es “digna de investigación” por sus perspectivas de aplicación y añadió:

“… es una nueva tecnología para promover aún más la información social, digital (…) económica y de gestión de activos. Es un gran desafío”

Así pues, otro que ocasionó reacciones en los asistentes fue Yao Qian, subdirector del Departamento de Ciencia y tecnología del Banco Popular de China, pues estuvo a cargo del discurso de apertura del foro, en el cual básicamente explicó la composición, ventajas, desventajas y marcos de operación legales de la moneda digital bitcoin.

Es importante recordar que en China bitcoin puede ser utilizada como una alternativa a la moneda fiduciaria de manera lícita, y el banco central del país se encuentra trabajando para desarrollar su criptomoneda nacional. Y que además de esto, el Banco Popular chino sigue investigando los usos viables para la tecnología blockchain en su mercado, sobre todo en el área de registro de activos.

Pero no todo es color rosa para la contabilidad distribuida y la blockchain en el país asiático. Recientemente, el Banco Central de Hong Kong publicó una evaluación sobre la contabilidad distribuida, en la que advertían a las grandes entidades financieras interesadas en montarse en la ola de Bitcoin y blockchain, ya que con este protocolo y moneda se aumenta el riesgo de incurrir en lavado de dinero.

El documento reseña que “el anonimato proferido por algunas plataformas blockchain puede facilitar actividades ilícitas como el tráfico de ganancias criminales, venta de mercancías ilegales y pagos de rescate y extorsión”.

La preocupación de las entidades regulatorias por la posibilidad de lavado de dinero utilizando protocolos blockchain no es única del caso chino, el banco central australiano hace poco tiempo dio a conocer la legislación con la que combatiría este impase ya que todo apunta a que la mejor opción es la regulación.

China es uno de los países del mundo de gran potencial económico con un estilo de innovación perenne, razón por la cual se ha convertido en uno de los primeros países en legalizar el uso de criptomonedas. Una legislación que pone al gigante asiático un nivel más cerca de la adopción masiva de la tecnología y las monedas que crean, minan y respaldan.