El gobierno australiano vuelve a centrarse el ecosistema Bitcoin. Esta vez, el Departamento de la Fiscalía General emitió una consulta pública para entes gubernamentales e instituciones, donde propone la inclusión del dinero digital en las leyes contra el blanqueo de capitales.

El proyecto tendrá como objetivo adaptar la moneda digital al Anti-Money Laundering and Counter-Terrorism Financing Act, o AML/CTF, un documento legal publicado en 2006 que establece los protocolos para regular las actividades delictivas directamente relacionadas con el blanqueo de capitales y su empleo en el financiamiento del terrorismo.

De acuerdo a la publicación, la iniciativa incluirá comisiones encargadas directamente de revisar los protocolos establecidos en la AML/CTF en conjunto con la Australian Transaction Reports and Analysis Centre (AUSTRAC). Además, será establecido un equipo compuesto por representantes de entes gubernamentales para conformar el Comité Nacional Anti-Lavado de Capitales y Contra el Financiamiento del Terrorismo (NAC, por sus siglas en inglés).

La inclusión de las industrias en el proyecto será a través de un consejo consultivo, el cual reportará la participación de sectores de negocios afectados por las regulaciones. Entre éstos se encuentran las empresas fintech, las cuales son apoyadas por el gobierno australiano para impulsar el crecimiento del mercado tecnológico.

Esta no es la primera vez que Australia enfrenta las posibles amenazas que podrían atraer el empleo deshonesto de la moneda digital. Anteriormente ha iniciado el proceso de legislación contra el financiamiento del terrorismo en criptomonedas. Ahora, este nuevo paso busca regular todas las posibles actividades que deriven del lavado de dinero con esta nueva tecnología.

De hecho, la intención de generar un protocolo regulador adecuado para el surgimiento del dinero digital como herramienta para el financiamiento de negocios con propósitos ilegales es un tema que la Fiscalía General expuso en mayo de este año:

Los posibles riesgos de blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo en monedas digitales convertibles como Bitcoin son significativos como características del dinero digital, lo que las vuelven atractivas para individuos y negocios que desean emplearlas para propósitos legales e ilegales. Para encargarnos de estos riesgos, las monedas digitales convertibles deben ser reguladas bajo el Acta de la AML/CTF. Esta regulación pondrá a Australia en sintonía con otras jurisdicciones internacionales clave (EEUU, Canadá, Gran Bretaña, etc.) y asistirá el uso de la legitimación del dinero digital en negocios conscientes de los riesgos asociados con el mercado del dinero digital.

Fiscalía General de Australia

La cronología planteada del proyecto inicia este año, continuando con la presentación de progresos en 2017. Finalmente, se espera que la iniciativa empiece a generar propuestas viables en 2018 y garantizar una reforma adecuada a todas las instancias pertinentes para 2019. Si desea ver esta presentación de proyecto, haga click aquí.

 

Imagen Destacada: Family Law Guide.