Últimamente, este término anda paseándose con mucha frecuencia por todo el ecosistema Bitcoin, y lo usual es ver que alguna otra aplicación, moneda o plataforma está ‘basada en Counterparty’. Ya hemos tenido diferentes noticias sobre dichas aplicaciones: el primer juego basado en la blockchain, Spell of Genesis, es tan sólo un ejemplo de las múltiples posibilidades de la plataforma. A continuación la conoceremos un poco más.

Una Metacoin de 2014

Antes de definir qué es exactamente Counterparty, hay que situarnos ante otro concepto: las llamadas Metacoins, Metachains o Blockchain Apps. Desde su creación, el Bitcoin, como código abierto, ha permitido a los desarrolladores partir de su tecnología para crear nuevas aplicaciones o inclusive nuevas criptomonedas (altcoins) que han surgido a partir de las variaciones de su código fuente pero cuentan con su propia cadena de bloques.

Pues bien, no sólo las criptomonedas han surgido a partir de Bitcoin. Lo cierto es que la tecnología blockchain tiene un amplia gama de potenciales funciones no presentes por sí solas en la blockchain original de Bitcoin, y es por ello que han nacido las Metacoins: nuevas capas de protocolo incorporadas en la parte superior de esta misma cadena de bloques, que le añaden funciones y características adicionales, aunque codifican su data con sus propios sistemas. Básicamente, se trata de monedas y plataformas dentro la misma blockchain de Bitcoin, por lo que no pueden existir sin él. Sin embargo, poseen cierto nivel de independencia.

Counterparty es una de estas Metacoins. Específicamente, se trata de un protocolo basado en Bitcoin que ofrece distintos instrumentos financieros (o inclusive lúdicos) de forma totalmente descentralizada. Para ello utiliza el XCP, token combustible de la plataforma, que sirve como punto de partida a los usuarios, que también pueden crear su propia moneda digital en tan sólo unos momentos.

Counterparty extiende la funcionalidad de Bitcoin ‘escribiendo en los márgenes’ de las transacciones Bitcoin regulares, abriendo la puerta a la innovación y a características avanzadas que no son posibles con el software Bitcoin ordinario.

Counterparty

Sus primeros pasos en GitHub se dan en 2013 por parte de sus fundadores: Robby Dermody, Adam Krellenstein y Evan Wagner. Pero es a inicios de 2014 cuando se anuncia en BitcoinTalk y comienza su camino como plataforma. La oferta inicial de su criptomoneda, el XCP, se crea con aproximadamente 2126 BTC ($ 1.8 millones para el momento), los cuales fueron ‘quemados’ (Proof of Burn) para evitar las rondas de inversión y así asegurar las mismas oportunidades financieras para desarrolladores y usuarios. Esto implicó enviar esa cantidad a una dirección Bitcoin inexistente a cambio del mismo número de tokens XCP. Desde entonces, va en ascenso gracias a sus múltiples aplicaciones.

6 Funciones (a dividir)

Su promesa de innovación y características mucho más avanzadas que el Bitcoin clásico se ha cumplido muy bien hasta el momento. En general, sus funciones se pueden dividir en 6: creación de activos, contratos inteligentes, intercambio descentralizado, canal de pagos, votaciones y direcciones multifirma. Sin embargo, de ellas se desprenden las más diversas posibilidades; todo depende del usuario.

– Creación de activos: llamados ‘custom tokens’ (tokens de usuario) se pueden crear en tan sólo unos momentos y son tan válidos como el XCP o el propio Bitcoin. Pueden ser de dos tipos: el primero es Nombrados, con una única serie de letras (de 4 a 12) en mayúscula sin empezar por la letra A. Tienen un costo único de 0.5 XCP. El segundo es Numéricos, un íntegro entre 26^12 + 1 y 256^8, precedidos de A. En este caso son gratuitos.

Lo verdaderamente interesante de ellos son las posibilidades que ofrecen: dirigir rondas de crownfunding, apostar, monetizar el acceso a aplicaciones descentralizadas y características de software, representar un producto o marca personal, como un token autenticador, como recompensa, como servicio educacional para explorar el funcionamiento de la blockchain, como token de videojuegos, para migrar altcoins o “solamente por diversión”, tal como iniciaron las Rare Pepes.

– Contratos inteligentes: se trata de instrumentos financieros y acuerdos digitales que permiten también la creación de aplicaciones descentralizadas y eliminan cualquier riesgo centralizado, escritos en el mismo lenguaje de Ethereum, Solidity. Por tanto, son 100% compatibles con la plataforma creada por Vitalik Buterin, aunque se ejecutan en la blockchain de Bitcoin.  Pueden interactuar con la moneda nativa de Counterparty, el XCP, o bien con Bitcoin, mediante el BTC Relay.

– Intercambio de Activos (DEX): conocido como Intercambio Descentralizado (Descentralized Exchange) permite el intercambio persona a persona (P2P) de cualquier activo sin necesidad de intermediarios y eliminando los riesgos que esto supone normalmente tanto de forma física como virtual. El usuario sólo debe crear una orden de pago con su dirección, la dirección de destino, el activo escogido (incluyendo tokens de usuario), la cantidad y la fecha de expiración.

– Canal de pagos: próximamente, Counterparty planea integrarse a la Lighting Network para ofrecer un intercambio bitcoin casi instantáneo, más barato y seguro entre partes no confiables, eliminando los riesgos. El proyecto aún en desarrollo, permitirá la creación de un canal de pagos uni o bidireccional con las tokens de la plataforma.

– Votaciones: la blockchain es un registro único e inalterable, así que funciona muy bien para este propósito. Counterparty ofrece varios métodos para organizar votaciones transparentes y confiables: a través de tokens asignados a los votantes que se envían a las direcciones a votar (P/e representando Sí y No), con sus mensajes de difusión (como se eligió a la Junta Directiva de la Fundación Counterparty) o, próximamente, con la función XCP stake voting, que está siendo diseñada específicamente para permitir votaciones descentralizadas.

– Direcciones Multifirma: estas direcciones permiten a los usuarios unirse para crear fondos comunes. Se trata básicamente de una cartera que requiere de las firmas de más de una dirección Bitcoin para realizar transacciones con sus fondos, que pueden ser en cualquier activo. Es algo similar a la plataforma de seguros de Teambrella, sólo que más flexible en cuanto a sus posibles usos.

¿Cómo empezar?

Para poder iniciar en Conterparty es necesario poseer una Cartera Bitcoin, ya que la plataforma opera en su blockchain y se requieren algunos costos de transacción. Sin embargo, para sólo experimentar su funcionamiento, los desarrolladores han preparado un Testnet específico para explorar.

Una vez con bitcoins disponibles, es posible crear una Counterwallet en tan sólo unos momentos. En la página destinada a ello está la opción a un simple click. En seguida, se configura una frase de acceso de 12 palabras que debe guardarse en un lugar seguro,  y una clave de acceso rápido.

Entonces aparece una interfaz con cuatro elementos principales: balance en bitcoin, balance en XCP (la moneda nativa de la plataforma), dirección de la cartera y acciones de la misma, donde se pueden crear tokens y realizar pagos. Para explorar las transacciones e información de la blockchain, se puede acceder a CounterpartyChain o Blockscan.

Por otro lado, la Counterwallet también puede almacenarse en dispositivos móviles o como una extensión de Chrome. Para funciones más avanzadas, como la creación de tokens de videojuegos, votaciones y mucho más, se recomienda contactar con Soporte.

Proyectos destacados

Por medio de Counterparty han nacido numerosos proyectos que han atraído a bastantes usuarios y que, por otro lado, no parecen en absoluto pertenecer a la misma plataforma dadas sus diferentes funciones. Ya hemos hablado de algunos anteriormente: Spell of Genesis, por ejemplo, es uno de los videojuegos alojados en esta plataforma y que posee sus propios tokens de usuario, los BitCrystals.

Por otro lado está Takara, que utiliza el geocaching para que sus usuarios puedan ‘cazar’ bitcoins y que también se apoya en Counterparty para su funcionamiento. Y también lúdico pero de forma totalmente distinta se encuentra el mercado de las Rare Pepes, que inició su camino tan sólo como una parodia.

Más allá del entretenimiento nos encontramos populares aplicaciones como Storj, que permite el almacenamiento descentralizado; la IndieSquare Wallet, una cartera móvil de Counterparty que facilita la función DEX; GetGems, el ‘Telegram’ diseñado para interactuar con bitcoins; FoldingCoin, un programa de recompensas que distribuye sus tokens a los participantes del programa de donaciones de la Universidad de Stanford Folding@home; o inclusive la Tatiana Coin, el primer token por parte de un artista, en este caso, la cantante y compositora Tatiana Moroz.

Y estos son sólo unos pocos ejemplos de lo que se puede lograr utilizando Counterparty. Últimamente hemos visto que su criptomoneda nativa aumentó su valor gracias a los juegos de rol; sin embargo, este es sólo el comienzo. Aún quedan por descubrir casi infinitas posibilidades para esta plataforma.