La empresa multinacional dedicada a la prestación de servicios de consultoría, servicios tecnológicos y de “outsourcing”, se ha colocado en el ojo del huracán al decidir establecer un nueva técnica dentro del mundo de las divisas digitales: su nueva tecnología brindará la posibilidad de editar la información almacenada dentro de la cadena de bloques.

Richard Lumb, jefe de los servicios financieros de esta compañía, a través del Financial Times, señaló la imperiosa necesidad de que se implemente la alternativa de edición por parte de un administrador central dentro de estos servicios de monedas, para solventar errores de una manera rápida y segura, pudiendo así resolver eventualidades como el robo que sufrió la Organización Autónoma Descentralizada (DAO) que se maneja con Ethereum. Explica que su propuesta usa una técnica donde se agrega una especie de candado a las unidades dentro de la cadena, permitiendo exclusivamente al administrador con la llave la posibilidad de abrir y editarlas. “Hablamos de la adaptación de la blockchain al mundo corporativo y cómo podemos hacerla pragmática y útil para los servicios del sector financiero”.

Estas aclaraciones parece que no fueron de agrado para los seguidores de la economía virtual, ya que al fin y al cabo parte fundamental de la misma es que se centra en una red encriptada, altamente protegida e inalterable, infranqueable incluso para los mismos usuarios. Señalan que amenaza sus principios básicos.

Tal iniciativa, aun cuando tiene detractores de por medio, favorece enormemente a todos aquellos bancos que exploran la posibilidad de utilizar esta tecnología para sus transacciones a nivel internacional. Tanto así que Blythe Masters, antigua ejecutiva de JPMorgan y actual CEO de Digital Asset Holdings (compañía especialista en la cadena de bloques) comentó como respuesta hacia Lumb lo innovador de la propuesta y la capacidad de la misma de establecer ese balance que se requiere para adaptarse a las necesidades económicas modernas, al mismo tiempo que preserva las características esenciales de la blockchain.

Este gran anuncio viene después de que la compañía se asociara este año con Swift y la misma Digital Asset para explorar las posibilidades de la cadena de bloques en la industria financiera. Y parece que sus investigaciones han rendido algunos frutos. Por los momentos hay que aguardar hasta el martes, día en que se revela esta nueva tecnología de la mano de Accenture y Giusseppe Ateniese (profesor del Instituto Stevens de Tecnología en New Yersey), con la esperanza de que otorguen más detalles sobre la misma.

Entretanto, mientras Blythe Masters aprueba la innovación, no todos en el ecosistema se muestran igual de entusiastas sobre las instituciones financieras tratando de apropiarse de una tecnología que, en esencia, no fue creada para ellas. El autor Rocky del sitio CryptoHustle es uno de los que defienden esta opinión: “La narrativa de blockchains privadas mutables puede ser un síntoma de instituciones financieras que tratan de utilizar una tecnología que nunca se construyó para ellas. De hecho, todo el propósito de una blockchain es de eludir esas mismas instituciones”.

Si bien el espíritu cyberpunk original de Satoshi Nakamoto pretendía alcanzar este objetivo, también es cierto que la blockchain podría salvar a las instituciones bancarias en los próximos años, tal como lo demostró un reciente estudio de la Escuela de Negocios de Stratchclyde en Escocia. Por ello se trata de un tema polémico, y es posible que su conclusión sea, sencillamente, igual que la de Ethereum: una división. Seguramente en los próximos años los usuarios podrán beneficiarse tanto de las blockchain privadas de los bancos como de las libres de las criptomonedas.