Creada en 2013 por los emprendedores tecnológicos Jeremy Allaire y Sean Neville, la app de pagos Circle se está haciendo cada vez más popular gracias a los servicios que ofrece. Lo que inició con sólo bitcoins en Estados Unidos, ahora permite a usuarios de esta aplicación de pagos sociales transferir también dólares, euros y libras esterlinas desde sus smartphones en tiempo real.

Ahora, la compañía ha anunciado su llegada a España e Irlanda, lo que permitirá a los usuarios de estos países realizar transacciones entre distintos bancos, estados y naciones, de forma inmediata, disfrutando de un chat integrado y con una tarifa de apenas entre el 0,2 y el 0,3% por encima de la tasa de mercado. Esta última apunta a ser la mejor de todas e incluso llegar a cero en un futuro, pues las compañías de transferencia de dinero cobran un 10%, los bancos entre 3 y 4% e incluso las nuevas empresas de envío de dinero digital cobran entre 1 y 2%, y Circle quiere ser la opción más económica y simple para quienes necesitan mover su dinero alrededor del mundo.

El objetivo de Circle es lograr que el procedimiento para transferir dinero sea idéntico al que usamos para enviar y recibir correos y archivos vía internet. Es decir, tal como lo describen: “el dinero debe funcionar de la misma manera en que lo hace Internet: de forma instantánea, global, gratuita y divertida”.

Esto sin duda es una meta bastante útil para los consumidores finales. Transferir dinero de un banco nacional a otro no suele constituir mayor problema, pues se realiza de forma más o menos rápida a través de la plataforma digital de cada banco. Sin embargo, todo depende también de la cantidad y las regulaciones vigentes en cada país. Por otro lado, transferir dinero de forma internacional sí resulta un proceso mucho más tedioso para quienes necesitan hacerlo: se toman en cuenta los bancos conectados a la red SWIFT (plataforma actual para dichas funciones), se cobran altas comisiones, deben presentarse varios documentos (incluso una carta con la razón del envío en algunos casos) y, además, debe comprarse por separado al banco la moneda de la cuenta destinataria.

Con Circle todo esto se elimina a un sólo toque, y además, añadiendo la posibilidad de compartir gastos con otras personas e intercambiar opiniones con ellas, localizar a tus contactos, incluir emoticonos e imágenes, cambiar divisas por otras sin comisiones y hasta realizar conversaciones vinculadas a eventos. Protegiendo tu cuenta, además, con funcionalidades como el PIN, touch ID o la autenticación de doble factor. Todo en la misma aplicación.

Disponible para iOS y Android, adicionalmente, hace poco tuvimos noticia de que los usuarios de la última versión de Apple ya pueden utilizar Circle directamente desde el interior de iMessage.

Por otra parte, esta nueva llegada a España seguramente tendrá gran éxito, pues viene de la mano de los mejores profesionales. Marieke Flament, la Directora de Circle en Europa, cuenta más de diez años liderando proyectos en los campos del marketing integrado y la adquisición de clientes para marcas líderes en los segmentos de consumo e Internet de Europa. Por otro lado, sus fundadores originales, Jeremy Allaire y Sean Neville, también expertos en la materia, confían en que Circle seguirá expandiéndose y así lo refleja su anuncio.

Este lanzamiento en España e Irlanda es un paso más hacia alcanzar nuestra visión del sector en la que los pagos entre personas serán inmediatos, sin fronteras, gratuitos y divertidos. Con nuestra licencia europea como emisores de dinero electrónico, en Circle nos comprometemos a servir a los más de 500 millones de personas de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo (EEE) con la intención de llegar a más países de la zona en las próximas semanas y meses. Circle

Seguramente así será. Ya Circle fue la primera compañía con BitLicense en Nueva York, y la primera en Reino Unido en forjar alianza con Barclays. Además, en junio logró expandirse hacia China y Europa Continental, y el mes siguiente también hizo alianza con un importante banco de Corea del Sur. Quizás, no tarde demasiado en llegar también a Latinoamérica.