El Banco Real de Escocia (RBS) ha iniciado su transición al futuro financiero con la creación de Emerald, la blockchain para servicios de pagos domésticos y transnacionales basada en Ethereum diseñada y desarrollada por el equipo de innovación de la simbólica entidad escocesa.

En un informe técnico, el banco explicó que Emerald estará específicamente diseñada para actuar como un Deferred Net System (DNS). Es decir, la aplicación se encargará de gerenciar instrucciones de pagos enviadas por los bancos, de gestionar el almacenamiento de datos de estas operaciones ya confirmación de las transferencias realizadas.

Como miembro del consorcio internacional R3CEV, RBS es uno de los primeros bancos de Escocia en discutir abiertamente la posibilidad de adquirir estas nuevas tecnologías a su servicio de pagos. Ahora con este nuevo proyecto en marcha,  podría extender el uso de esta tecnología aplicándola en el sistema del SEPA, abarcando así la gerencia de transacciones en euros de la Unión Europea con tecnología blockchain.

Asímismo, el banco escocés reconoce y critica la ineficiencia del proceso actual de transacciones transnacionalesuna pauta esgrimida por entidades de Europa y Estados Unidos–  por lo que han expuesto una solución blockchain que maneje los procesos como servicio mediador entre entidades financieras.

 Las características del servicio están dirigidas a eliminar la necesidad de una tercera entidad mediadora para la confirmación de transacciones, como explica el Jefe de Innovación de RBS, Richard Crook. “Fundamentalmente, lo que hemos construido es una cámara de compensación bancaria, si quisieras operar como una entidad comercial” explica Crook. “O un sistema de pagos distribuido en tiempo real, si se opera como el libro mayor de un banco central“.

El banco reportó que las pruebas fueron realizadas con 6 bancos ficticios que pudieron recibir hasta 100 transacciones por segundo y procesarlas en menos de 25 segundos, operando bajo los estándares de tiempo necesarios para cumplir con requerimientos de pagos a nivel nacional y alcanzar las exigencias del esquema de servicio de Pagos de Crédito Instantáneo (ICT) del SEPA.

La aplicación – actualmente en la etapa de prueba de concepto– pertenece a una red privada de Ethereum, está programada en lenguaje Solidity y ha sido probada como un sistema de pagos domésticos mediante el empleo de los servicios de la empresa GFT y la plataforma en la nube de Google.

Cabe resaltar que pese a este acercamiento a la aplicación de un modelo blockchain similar a Ripple, la entidad no tiene intención de emplear criptomonedas en su sistema por el momento, aclara Crook.

Lo que descubrimos con Ripple es que está altamente entrelazado a su modelo propietario y no pudimos moldearlo en algunas formas que queríamos. Específicamente no queríamos exponernos a una moneda digital -la XRP- y continuamos recalcando que no nos agrada la idea de usar ninguna divisa que en gran parte se encuentre en poder de unos pocos.

Richard Crook

Jefe Ingeniero de Innovación, RBS

El proyecto ha enfrentado trabas que ya han sido identificadas en asociación con ingenieros de GTF. Actualmente están trabajando en aumentar la rapidez en la sincronización de bloques, es decir, para extraer bloques de información de los nodos. Mientras, esta blockchain aún no tiene fecha de lanzamiento, aunque sin duda alguna ha marcado la pauta para el avance de una tecnología que va rompiendo las barreras tradicionales del sistema bancario internacional.