Un nuevo consorcio de bancos e instituciones tecnológicas se ha formado en Japón en torno a la investigación, desarrollo e implementación de plataformas, herramientas y aplicaciones basadas en la tecnología de la cadena de bloques.

El consorcio ha sido bautizado como “The Japan Bank Consortium to Centrally Provide Domestic and Cross-border Payments”, que se traduce al español como “El Consorcio Bancario de Japón para Proveer Centralmente Pagos Nacionales y Transfronterizos”. Este conglomerado bancario ha sido fundado bajo iniciativa del grupo financiero SBI Holdings en colaboración de la compañía estadounidense Ripple, creadora de la criptomoneda XRP.

En el documento oficial publicado por SBI Holdings sobre la creación de dicho consorcio, se lee:

El cambio innovador en las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) y el cambio en el comportamiento y la vida social en los últimos años han dado lugar a diversas necesidades de pago, como la liquidación en tiempo real y la liquidación de pequeño valor. Además, las necesidades de pago transfronterizo también están cambiando considerablemente debido a una tendencia sin fronteras causada por el comercio electrónico transfronterizo y la expansión de las empresas japonesas hacia los países asiáticos.

SBI Holdings

El objetivo de este grupo bancario es promover el debate entre las instituciones que lo conforman sobre las
necesidades actuales y futuras en los servicios de cambio interno y de divisas para utilizar la cadena de bloques y otras nuevas tecnologías, todo desde el punto de vista tanto técnico como operativo.

Para el consorcio, consolidar los servicios nacionales de cambio de divisas y construir una infraestructura de remesas disponible y operativa las 24 horas y en tiempo real, es una de las prioridades actuales que el mercado y la sociedad japonesa demandan. El uso de la tecnología provista por Ripple será clave para poder alcanzar las metas propuestas en los pagos transfronterizos y proveer pasarelas de pagos activas en todo momento para los ciudadanos japoneses, dada su alianza con este grupo a principios de este año.

Acorde al anuncio de SBI Holdings y Ripple, el proceso de solicitud de las instituciones financieras para ser miembros del consorcio comenzó a finales de agosto de este año e inicialmente estuvo previsto que el conglomerado sería lanzado con alrededor de 15 bancos miembros en octubre y luego se alcanzarían 30 bancos miembros a partir de marzo de 2017. Debido a las respuestas activas de muchas instituciones bancarias japonesas, el consorcio fue finalmente lanzado con 42 bancos miembros.

La aparición de este consorcio japonés aumenta la presencia en el ecosistema de investigación y desarrollo de la tecnología blockchain, donde los bancos y otras corporaciones ya tienen presencia. Además del conocido Consorcio R3CEV basado en Nueva York, la presencia del Proyecto Hyperledger de la Fundación Linux, el recién formado consorcio ruso que incluye al gigante Sberbank y otras iniciativas similares, se evidencia la mayor presencia de los bancos interesados en explorar la tecnología de la cadena de bloques a escala global.

Los japoneses han venido demostrando recientemente que su interés en desarrollar la tecnología blockchain y las criptomonedas es una de las prioridades tanto del gobierno como del sector privado. Con los esfuerzos en materia legislativa que ha llevado a cabo el estado de Japón para reducir impuestos e impulsar al sector privado, los frutos ya parecen estar dándose con el lanzamiento de estas iniciativas conjuntas que incluyen a los grandes bancos nipones.