Un  barco de Texas (EE.UU) transportó una carga de algodón a Quingdao, China. ¿Qué importancia tiene esta sencilla operación comercial? Pues que se trata de la primera operación comercial de carácter global que se registra en una blockchain. Los bancos detrás de la operación fueron el Commonwealth Bank of Australia (filial australiana del Banco de la Mancomunidad de Naciones) y el célebre banco internacional Wells Fargo, mientras que la empresa propietaria de la carga fue la Brighann Cotton.

Tal y como señala el propio Commonwealth Bank of Australia en su página web, la novedad radica en que la operación es de carácter internacional e involucra a dos bancos independientes el uno del otro, que han registrado la operación en una blockchain, un registro distribuido, auditable y público.

El intercambio involucró una transacción de cuenta abierta, simulando una Letra de Crédito con la peculiaridad de integrar Blockchain, Contratos Inteligentes e Internet de las Cosas. Primero se registraron los términos de la negociación en un Contrato Inteligente, visible para todas las partes, en el que se detallan los roles de cada uno; una vez alcanzado el consenso en la negociación, el contrato se registró en blockchain. Luego, la firma de envíos subió la carga abordo y el barco zarpó de Houston a Qingdao. Un GPS le hace seguimiento a la carga durante el viaje; cualquier desvío podrá ser conocido en tiempo real y podría implicar reconsideraciones en los costos. Cuando el barco arribó a su destino, una señal se emitió al comprador, quien pagó la mercancía según lo establecido en el contrato. Una vez completada la transacción, el proceso quedó registrado en el Contrato Inteligente, garantizando la transparencia del negocio.

Commonwealth Bank y Wells Fargo han comprobado que esta innovación en el comercio se traduce en transparencia, pues todos los miembros de la transacción comparten data actualizada en tiempo real en un solo sistema; eficiencia de costos, al no haber documentos físicos que transportar, que se dupliquen o se pierdan; personalización, adaptándose a las condiciones decididas por las partes; conveniencia, ya que todas las partes trabajan en el mismo registro en línea de manera instantánea; y seguridad, debido a que toda la data es verificable e inmutable, reduciendo enormemente el riesgo de fraudes.

La blockchain se consagra en la banca y el comercio

Reuters señala que no es la primera vez que se realiza una transacción con blockchain, pero la agencia informativa destaca en su portal que se trata de “un punto de quiebre para la banca tradicional, que desde la creación de estas tecnologías actuó de forma tímida con respecto a su uso”.

No obstante, en los últimos años varios sectores de la banca comenzaron a asumir las bases de datos distribuidas como una herramienta con posibilidades reales de uso en la industria. Varios de estos bancos y empresas optaron por afiliarse al Consorcio R3, una plataforma creada en 2014 por la firma R3CEV, liderada por el ejecutivo e inversionista David Rutter. Desde entonces el consorcio se dedicó a establecer pruebas con la blockchain entre empresas afiliadas. No obstante, nunca antes dos empresas independientes habían realizado una transacción global, con un efectivo intercambio de productos o bienes.

La promesa de trasfondo para este creciente movimiento en favor de la blockchain, se remite principalmente a la reducción de los tiempos y la eficiencia que conlleva su aplicación. De hecho, según Cameron Austin, Gerente General de Brighann Marketing Inc. “la combinación de estas tecnologías emergentes puede eliminar ineficiencias que ya existen en el comercio internacional”. El empresario consideró que el riesgo, el tiempo y los errores se reducen con el uso de la blockchain, algo que aumenta la eficiencia en el proceso comercial para cualquier empresa.

Similar opinión le mereció esta operación a Chris Lewis, Jefe para Comercio Internacional de Wells Fargo, quien afirmó al portal del Commonwealth Bank que “esta operación demuestra como los nuevos enfoques tecnológicos pueden beneficiar a las empresas que tenemos como clientes”. El alto ejecutivo también aseguró que “la operación marca un punto medular para el progresivo uso de estas tecnologías en el sector financiero”.

Un paso decisivo para la Mancomunidad

Mientras que la Unión Europea ha estado enfocando su aproximación a la blockchain hacia la materia legal y regulatoria, la Mancomunidad de Naciones Británicas ha dado el paso decisivo de comenzar a utilizarla en lo operativo. Ya en mayo de 2016, la organización que aglutina a más de 50 naciones, lanzó un sistema de mensaje basado en la blockchain y ello representaba ya una aplicación de esta tecnología. Gracias a la participación en esta operación por parte del brazo australiano del Banco de la Mancomunidad, ahora se convierten en el primer organismo inter-gubernamental que hace uso de la blockchain operativamente, para transacciones comerciales.

La importancia de este paso hacia el uso de la blockchain en operaciones a nivel global, queda establecida en las declaraciones que realizó Michael Eidel, ejecutivo de capitales del Commonwealth Bank: “Los procesos están viéndose afectados por estas tecnologías disruptivas. Esta prueba demuestra cómo las compañías alrededor del mundo podrían beneficiarse de las nuevas tecnologías”.

El hecho de que la operación se llevara a cabo con éxito, según el Commonwealth Bank of Australia, abre la posibilidad a que Wells Fargo y el mencionado banco continúen realizando transacciones internacionales con el uso de la blockchain.

A continuación les dejamos un gif cortesía del Commonwealth Bank of Australia, en el que se ofrecen detalles de la transacción:

Gif explicativo del envío llevado a cabo por Commonwealth Bank of Australia, Wells Fargo y Brighann Cotton

Gif explicativo del envío llevado a cabo por Commonwealth Bank of Australia, Wells Fargo y Brighann Cotton