Si pensaban que la trama de DAO había acabado luego del hardfork, aquí una noticia para pensarlo de nuevo: todo apunta a que el responsable del hackeo al sistema cambió sus ethers clásicos a bitcoins.

Bok Consulting y su presidente, Bok Khoo, han estado siguiendo el rastro de los fondos que se extrajeron de la DAO a mediados de junio, luego del terrible ataque que le costó a la plataforma 60 millones de dólares y que puso en tela de juicio la reputación del principal proyecto: Ethereum.

Primero, se había detectado en agosto que el responsable del hackeo movilizó 3,6 millones de ethers clásicos (ETC) a otra cuenta. Ahora, un nuevo análisis realizado por el fundador Bok Khoo, señala que parte de los fondos extraídos por el hacker, habrían llegado al menos una casa de cambio en línea. La información fue divulgada por el blog de Bok Consulting el pasado 27 de octubre del 2016.

En particular, el informe que realizó Khoo, explica que el hacker dividió el vasto número de ethers clásicos que extrajo de la DAO en lotes de 2.333 ETC. El motivo, presumiblemente sería evitar las restricciones impuestas por la exchange ShapeShift en cuanto al límite máximo de monedas permitido en cada transacción, casa de cambio que habría utilizado para convertir sus capitales a bitcoins y almancernarlos en una nueva dirección. Khoo llegó a esta conclusión luego de haber utilizado la API de ShapeShift para revisar dichas operaciones.

Recordemos que en Ethereum las repercusiones del ataque a DAO fueron tales, que la comunidad de usuarios de Ethereum llegó a aprobar una bifurcación de la cadena de bloques de la criptomoneda (específicamente a partir del bloque 1.920.000), con lo cual  todos los fondos relacionados con el DAO principal y sus posteriores “hijos” quedaban congelados y fueron luego redirigidos hacia un nuevo DAO que serviría para distribuir los fondos a los usuarios afectados.

No obstante, la aparición de la criptomoneda Ethereum Classic le permitió al hacker hacerse de la misma cantidad de criptomonedas en esta plataforma “hermana” surgida a partir del hardfork, haciendo válidos los movimientos y monedas en esta red, aunque con un menor valor en el mercado.

Los últimos movimientos que han tenido lugar con los fondos indican no solo que estos siguen existiendo, sino que el hacker quiere “legitimarlos”. La investigación de Khoo sugiere que esta sería la primera vez que el hacker busca hacerlo al sacar los fondos del ecosistema de Ethereum (tanto ETH como ETC), el cual no cuenta con mixers que le permitirían “lavarlos”, mientras que Bitcoin sí.

Ambas plataformas, Ethereum y Ethereum Classic, vienen de completar exitosos hardforks en sus respectivas cadenas de bloques, esto para aumentar los costos de transacciones y ejecución de contratos en la red con motivo de protegerse ante los ataques de denegación de servicios sufridos durante las pasadas semanas.

Esta noticia sin duda impacta nuevamente en el ecosistema de Ethereum por el debate filosófico que se generó luego de la realización de la bifurcación. Mientras que para los defensores de Ethereum el hecho de que el hacker esté realizando movimientos significa que la comunidad de Ethereum Classic permite y apoya actividades delictivas, para la contraparte es una muestra de que las libertades financieras deben estar disponibles para cualquier usuario de criptomonedas, indicando que el hacker de DAO no realizó ningún robo sino mas bien una operación que era permitida por el código de la organización autónoma descentralizada.