La blockchain fue creada especialmente para sostener al Bitcoin y las criptomonedas. Sin embargo, muy pronto ha surgido como una tecnología independiente cuyas nuevas funciones no dejan de surgir, ya que es capaz de registrar casi cualquier cosa y seguir todo su ciclo de vida o transporte con una huella digital única. Dada esta flexibilidad, sólo era cuestión de tiempo para que también el ejército prestase atención a la cadena de bloques.

En 1958, como una natural consecuencia tecnológica a la Guerra Fría, surge la que es hoy la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), perteneciente al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Desde entonces esta organización ha destacado tanto en lo que a tecnología se refiere, que incluso tuvieron participación en la creación de Internet.

Ahora, han vuelto la vista hacia la tecnología blockchain. El mes pasado firmaron un contrato de $1.8 millones con la compañía de ciberseguridad Galois y la startup GuardTime, desarrolladora de una plataforma blockchain capaz de validar cualquier clase de información, con el fin de realizar una verificación formal de este último sistema denominado Keyless Signature Infrastructure (KSI).

La verificación formal consiste, básicamente, en probar o refutar el funcionamiento de un determinado sistema informático mediante el uso de garantías matemáticas para que el cliente final pueda utilizarlo sólo como se pretendió desde un principio que se utilizaría. Esto funciona, principalmente, para evitar posibles fallos así como para construir un código que sea casi imposible de hackear y así mantener la integridad de la información. Esta vez, la KSI, plataforma blockchain de GuardTime, es el objeto de la verificación por parte de Galois; bajo el interés de posibles aplicaciones militares por parte de la DARPA.

Para ellos, las aplicaciones de esta tecnología recaerán sobre todo en la protección de datos altamente sensibles, es decir, que podría funcionar para realizar un seguimiento completo a sistemas que pueden incluir armas nucleares o satélites militares, de modo que se asegure que los datos no han sido vistos ni modificados por personal no autorizado. De esta forma, se evitarán del todo graves violaciones informáticas como las que ya han sufrido grandes compañías como el banco J.P Morgan y la casa de cambio Bitfinex.

Al respecto, el presidente de GuardTime comentó:

GuardTime Federal ve esta verificación formal de la blockchain y la tecnología KSI implementada para enfrentar los desafíos de seguridad nacional como una gran oportunidad para nuestros clientes. Someter nuestra infraestructura de defensa cibernética a esta metodología más sofisticada que la pondrá a prueba tanto en condiciones típicas como exóticas, permitirá nuevas mejoras en nuestras defensas para la protección de los secretos de seguridad nacional más preciados y la configuración de sistemas operativos.

David Hamilton

Presidente, GuardTime Federal

Por otro lado, Timothy Booher, Administrador de Programas en la Oficina de Innovación de DARPA, explicó que a la organización le interesa que la KSI funcione, no como las altas murallas de un castillo, sino para monitorear cada paso de aquellos que entren en él.

Dondequiera que se empleen armas tiende a ser un lugar donde la integridad de los datos, en general, es increíblemente importante. De esta forma es el comando y control nuclear, el comando y control de satélites; o en el mando y control, en general, [la integridad de la información] es muy importante.

Timothy Booher

Administrador de Programas en la Oficina de Innovación de la DARPA

Igualmente, el administrador afirmó que de realizarse con éxito la verificación formal, la DARPA ya se encuentra considerando diversas aplicaciones para la KSI, si bien, todas directamente relacionadas a un alto nivel de seguridad para los datos militares. Seguramente pronto tendremos más noticias sobre la blockchain en el ejército.