Un documento de discusión sobre la utilización de Bitcoin y la tecnología blockchain para elecciones de cargos públicos fue analizado en el Parlamento Europeo recientemente.

Nicholas Boucher, redactor del documento, señaló que ante la digitalización de varios aspectos importantes de la vida moderna, se debe considerar seriamente hacer evolucionar el proceso de las elecciones a un sistema en linea para reducir costos, aumentar la velocidad y simplificar las elecciones, al mismo tiempo que un sistema de este tipo promete fortalecer la democracia.

La promesa de la tecnología blockchain

Boucher señala que utilizar tecnología blockchain para llevar un registro de verificación transparente y distribuido entre los usuarios permitiría que los votantes mismos sean quienes realicen la gestión, conteo y verificación de los votos en vez de que lo haga una autoridad central como se acostumbra en la mayoría de los países del mundo.

Además, gracias a la naturaleza de la blockchain, el registro histórico de los votos no podría ser alterado por otros votantes, por lo que no se podrían añadir votos ilegítimos debido a que los otros usuarios podrán ser capaces de examinar si los votos cumplen con las normas.

Otro punto destacado por Boucher es que se debe desarrollar un sistema Blockchain habilitado para el voto electrónico (BEV por sus siglas en inglés) para que  sus características sean las más adecuadas para la elección y el electorado. Otra opción mencionada fue utilizar la blockchain de un sistema ya establecido como el de Bitcoin para desarrollar el sistema.

Sistemas blockchain ya han sido utilizados en elecciones internas de partidos políticos y votos de accionistas en Estonia. Teniendo esto en cuenta, Boucher señala que este concepto puede llevarse más lejos utilizando contratos inteligentes.

En el documento, Boucher dice “Tomando el concepto más allá, BEV podría combinarse con contratos inteligentes para tomar medidas de forma automática bajo ciertas condiciones acordadas. Aquí, por ejemplo, resultados de las elecciones podrían desencadenar automáticamente la implementación de las promesas de manifiesto, las opciones de inversión u otras decisiones de la organización”

A pesar de las posibilidades que arroja la implementación de un sistema blockchain de esta naturaleza, Boucher también señala que existen diferentes riesgos, como complicar las cosas con la presentación de demasiadas opciones a los ciudadanos, el tema del anonimato en las votaciones, y la dificultad que puede representar asegurar a los votantes la confianza generalizada en la seguridad y la legitimidad del sistema.

La aplicación de un sistema blockchain habilitado para el voto electrónico rediseñaría todo el proceso electoral, ya que tradicionalmente este proceso es centralizado. Por lo que la adopción de la tecnología blockchain irá avanzando en los países dependiendo de los valores, estructura social, política y el grado de democracia existente en éstos.

Han sido grandes los esfuerzos por fomentar el uso del voto electrónico como medio de garantizar el respeto a los principios fundamentales del sufragio. Los legisladores europeos aún se encuentran estudiando los protocolos que podrían ser utilizados por los Estados miembros. De ser aprobado un sistema de este tipo, cambios profundos a distintos niveles podrían observase en Europa en un periodo de tiempo mediano.