Durante los primeros días de este año, BTC-E y Bitstamp, dos importantes casas de cambio de Bitcoin, dejaron de estar disponibles en Rusia debido a un bloqueo de direcciones IP impuesto presuntamente por las autoridades gubernamentales del país.

Ante este bloqueo, la casa de cambio Bitstamp envió un correo a sus clientes rusos informando que el gobierno les estaba impidiendo el acceso a su plataforma debido a “normas de seguridad”, motivo por el cual la empresa tomó la decisión de bloquear temporalmente el acceso a su sitio web desde las direcciones IP de Rusia hasta poder evaluar la situación con mayor claridad. No obstante, parecer ser que esta situación ya fue aclarada, pues el día de hoy Bitstamp informó en su cuenta de twitter haber retomado sus operaciones en el país.

Cabe destacar que el anuncio de Bitstamp tiene lugar en medio de una situación ambigua respecto a la legalidad de Bitcoin en Rusia. Hasta ahora, la reacción de las autoridades gubernamentales del país frente a las criptomonedas se ha caracterizado por ser hostil. Actitud que se le ha atribuido a la supuesta frecuencia con la que las divisas digitales son empleadas como medios para llevar a cabo actividades ilegales.

Además, de acuerdo con las leyes rusas, todas las monedas no previstas por las leyes federales que puedan ser empleadas para el pago de bienes o servicios dentro del país son consideradas “dinero sustituto” y su uso es ilegal. Por lo tanto, siendo las criptomonedas medios de pago, desde inicios del 2014 se ha discutido la posibilidad de prohibir el uso éstas.

No obstante, a pesar de los distintos proyectos de ley presentados que implican la prohibición de Bitcoin, ha habido algunas iniciativas que parecían indicar una mayor aceptación de estas tecnologías en el país. Entre estas iniciativas cabe mencionar la posibilidad de que el Banco de Rusia accediera a legalizar las criptomonedas y los comentarios favorables del presidente Putin con respecto a Bitcoin.

Lo anterior comprueba que la situación de Bitcoin en Rusia se caracteriza por su complejidad y ambigüedad. A todo esto, algunos sucesos que han tenido lugar durante estos últimos días evidencian que estos debates han sido retomados. German Klimenko, asesor de Internet del presidente Putin, declaró ante un sitio de noticias ruso llamado Lenta.ru que aceptar Bitcoin como método de pago debería ser considerado un crimen. Sin embargo, Klimenko se mostró más interesado en los usos potenciales de la tecnología blockchain.

Por otra parte, Olga Skorobogatova, la vicepresidenta del Banco de Rusia, afirmó durante una reunión con los representantes de los principales bancos comerciales que la tecnología blockchain sería implementada en el sector financiero a nivel mundial en los próximos dos años.

De acuerdo con los reportes del periódico digital Rambler News Service, Skorobogatova afirmó que en el año 2017, a más tardar el 2018, surgirían implementaciones reales de esta tecnología en los servicios bancarios. La vicepresidenta culmina afirmando que la blockchain es el futuro y, por tanto, los bancos necesitan prepararse para su adopción.

Lo anterior parece indicar que las opiniones respecto a Bitcoin y la Blockchain se encuentran en constante cambio. Sin duda, la reanudación de las operaciones de la casa de cambio Bitstamp en el país puede ser tomada como una señal de que la situación respecto a la legalidad de Bitcoin está comenzando a aclararse y se estima que a lo largo de este año logre determinarse por completo.