Durante un evento en Londres el magnate inglés Richard Branson, dijo que la tecnología en la que se basan las monedas digitales, la blockchain, podría traer consigo una “revolución económica en muchos países con economías emergentes en los que probar la autenticidad de los activos o conseguir acceso a capitales de inversión es complejo”.

Branson se refirió a lo difícil que es iniciar un negocio para quienes no cuentan con bienes a su nombre.

Si tomas un lugar como Egipto, 90% de las personas tienen casas, ellos tienen un jardín, pero no tienen un documento que demuestre que son propietarios (del lugar)… Y sin ser (legalmente) propietarios de su propiedad es casi imposible iniciar un negocio u obtener un crédito bancario.

Richard Branson

Fundador Virgin Gruop

Branson, el empresario fundador del gigante de la comercialización de productos Virgin Group, hizo referencia durante su intervención al trabajo del economista peruano Hernando de Soto, quien el pasado mes de abril se asoció con la compañía de minería bitcoin BitFury en un proyecto para desarrollar junto a la Agencia Nacional de Registros Públicos de Georgia, una plataforma transparente y segura para el manejo de títulos de propiedad.

La tecnología de la contabilidad distribuida funciona como un descentralizado y enorme libro de contabilidad que graba cada transacción realizada con monedas digitales en una red que no puede ser modificada o intervenida.Pero este no es el único uso que se ha encontrado para esa tecnología.

Actualmente, muchos bancos, entidades financieras y compañías de servicios realizan pruebas para utilizar la tecnología blockchain en sus servicios de remesas, reduciendo ampliamente los costos y aumentando la eficacia de la comunicación entre las partes.

Además, la tecnología de la contabilidad distribuida es inmutable, característica que debe sus raíces a Bitcoin, lo que la convierte en una tecnología potencial para trabajar con registros de propiedad.

Los múltiples usos potenciales de la tecnología blockchain están en los ojos de muchos gobiernos e industrias, y el interés de un empresario de la magnitud de Branson deja ver el nivel de popularidad al que ha llegado la contabilidad distribuida.