Desde los inicios de la Ilustración europea, época en que la justificación del poder político por la fe, sobre la base del Derecho Divino de los Reyes, entraba en decadencia y comenzaba a ser sustituida por el imperio de la Razón moderna, los pensadores de la época se vieron en la tarea de justificar racionalmente la existencia gobiernos para legitimar el poder real y evitar sediciones. Uno de los primeros esfuerzos por fundamentar el Estado sobre los cimientos de la Razón lo realiza el pensador inglés Thomas Hobbes en su obra El Leviatán. La bestia mítica, que en el texto simboliza alegóricamente al Estado, funda las bases de la teoría política conocida actualmente como Contractualismo, doctrina que hemos heredado como justificación del poder político hasta nuestros días.

La idea de un contrato originario pactado por diversos individuos como origen de la asociación política ha experimentado diversas variaciones e interpretaciones desde el siglo XVII hasta nuestros días. Sin embargo, iniciativas como eGaaS generan la impresión de que el valor del contrato como medio por excelencia para garantizar una óptima dinámica ciudadana pervive todavía en el imaginario colectivo de nuestros días.

¿Qué es eGaaS?

Electronic Government as a Service (eGaaS), es una plataforma blockchain que pretende refundar la forma en la que los procesos gubernamentales son realizados en la actualidad. Como bien establecen en su página web, buscan aplicar la tecnología blockchain en la organización de actividades económicas, públicas y sociales, apalancándose en la aplicación conocida como Contratos Inteligentes, con una invención adicional que le añade el toque personal e innovador al servicio: las Leyes Inteligentes (Smart Laws).

Como puede leerse en el Manifiesto de eGaaS, las Leyes Inteligentes funcionan en base a algoritmos basados en reglas y condiciones previamente establecidas en su cadena de bloques, con el fin de regular la ejecución de reglas estatales. La credibilidad de las Leyes Inteligentes se confirma mediante las firmas digitales de los representantes de los cuerpos legislativos de cada país en la blockchain.

Las Leyes Inteligentes regulan la creación y ejecución de los Contratos Inteligentes, los cuales se inscribirían dentro de este marco legal previamente acordado para ejecutarse de acuerdo a la normativa formal existente en determinado país. De esta manera, serían reguladas de manera automática todas las relaciones y asociaciones que se realicen entre individuos y organizaciones en todas las escalas de la actividad Estatal, desde registros civiles hasta pago de impuestos.

Muchas compañías han buscado el desarrollo de herramientas basadas en tecnología blockchain para un gobierno electrónico. Digitalización de monedas nacionalesnotarías blockchain y votación electrónica, son sólo algunos de los experimentos que en la actualidad se adelantan en la materia. No obstante, eGaaS observa que estos esfuerzos fragmentarios por llevar la tecnología blockchain a la esfera Estatal resultan insuficientes para una adopción masiva de la tecnología que genere un giro profundo en las dinámicas sociales. Desde esta crítica, eGaaS se plantea como una plataforma holística que articula, en una misma blockchain, soluciones para gobiernos, cuerpos legislativos y actividades de negocios. Esto lo realizará a través de cuatro funciones básicas: sistema financiero, estructura de registro, algoritmo de contratos inteligentes y formación y ejecución de mecanismos de leyes inteligentes.

eGaas tiene un mecanismo para la creación de registros de objetos digitales vinculados a relaciones legales y económicas –personas naturales y jurídicas, bienes raíces, bonos, entre otros. Además, ofrece a los bancos centrales del mundo la oportunidad de abrir cuentas a todos los ciudadanos y organizaciones, lo cual facilitaría las transacciones en divisas nacionales. Para conducir operaciones de negocio, emplea los contratos inteligentes para manejar de forma automática los objetos registrados utilizando transacciones entre las cuentas de banco central.

En su Manifiesto también puede leerse cómo sería el proceso de implementación de su tecnología:

En una primera etapa del procedimiento para unirse a eGaaS, los gobiernos y cuerpos legislativos de cada país tendrán que desarrollar e implementar un mecanismo de registro de ciudadanos protegido contra falsificación, con la transferencia de las llaves electrónicas de sus cuentas a los ciudadanos. Con el registro en eGaas, debe introducirse la fecha de nacimiento, género, padres, estado civil y detalles de documentos de identidad (y demás información a la discreción del gobierno). Una vez recopilado el registro de los ciudadanos, el gobierno puede introducir Leyes Inteligentes de registro civil (registro de nacimiento, casamiento, divorcio, muerte) en el sistema y aprobarlas. El registro de ciudadanos también permitirá usar Leyes Inteligentes de elecciones que regulen la aceptación de aplicaciones de candidatos para los cargos electivos y el procedimiento de votación.

eGaaS

De llegar a aplicarse a nivel Estatal, eGaaS redefiniría las dinámicas sociales y políticas tal como las conocemos. Sin embargo, tomando en cuenta la resistencia al cambio propia de la lógica conservadora de la institución burocrático-Estatal, cuesta creer que una innovación de tal índole sea acogida con beneplácito en los predios gubernamentales del mundo.

Con todo, aún contando con las posibles reticencias en el ámbito Estatal, eGaaS podría ser utilizado para crear una enorme variedad de aplicaciones financieras, legales y sociales que se adecuen automáticamente al marco legal del país en el que funcionan. Entre el espectro de aplicaciones posibles cabe mencionar sistemas de pagos, intercambio de acciones, organización de seguros y créditos; en fin, manejo y contabilidad de sistemas en todos los campos, desde comercio a medicina, eliminando de raíz la necesidad de múltiples intermediarios, asesores regulatorios y una inmensa cantidad de papeleo.

El desarrollo de esta plataforma comenzó en agosto del 2016, y para octubre lanzaron la primera versión de su aplicación. Para el tercer trimestre  del 2017 esperan tener desarrolladas todas las potenciales aplicaciones establecidas en su Manifiesto, para que los países comiencen a probar la plataforma a finales del próximo año. Según su Hoja de Ruta, esperan que para el 2028 el 90% de los Estados del mundo participen de eGaaS. No obstante, antes de que todo esto se realice, hay un paso previo que eGaaS tiene que realizar: su Oferta Inicial de Monedas.

Oferta Inicial de Monedas

El token o ficha que será utilizado en la blockchain de eGaaS fue bautizado como EGS. La cantidad de EGS que existirá será de 100 millones, de los cuales, 35% permanecerá con quienes invirtieron en el proyecto antes del ICO: entre los desarrolladores de eGaaS y un 5% para futuros empleados como paquetes motivacionales. El 65% restante será vendido en la ICO durante distintas etapas.

La primera oferta inicial de monedas de eGaaS comienza el día de mañana y durará hasta el 15 de diciembre. Para este primer día, la plataforma ofrecerá un 50% de descuento para una cantidad limitada de 5.9% de EGS para sus primeros compradores. La segunda etapa no será sino hasta el 3 de enero de 2017 y también durará un mes. Esta modalidad de ICO se extenderá durante 4 etapas más hasta diciembre de 2019, con el fin de aumentar la transparencia en las actividades del equipo de eGaaS y aumentar las posibilidades de inversión en cada etapa.

Tan solo 5,64 millones de EGS serán vendidos durante la primera etapa y se ofrecerán distintos descuentos que irán progresivamente disminuyendo hasta la tercera semana. eGaaS recomienda a sus potenciales inversores comprar monedas en esta primera etapa pues es muy probable que, para la próxima venta, el precio de los EGS en las casas de cambio haya aumentado. Por lo que si quieres formar parte de esta nueva plataforma internacional con miras a la implementación integral del gobierno electrónico y la reducción de los procesos burocráticos estatales, eGaaS te invita a participar en su primera ronda de inversión y financiamiento a través de su página web.