La casa de cambio digital radicada en México, Bitso, ahora cuenta con Monex y otros socios como inversores para acelerar su startup e incrementar su presencia en los entornos sub-bancarizados. La inversión recibida hasta el momento es de 2.5 millones de dólares que se utilizarán para facilitar el acceso a servicios financieros de una gran porción de la población mexicana.

El porcentaje de población con un acceso limitado a servicios financieros o no bancarizados en México ronda el 60%, según el reporte del Instituto de Estadística de México (INEGI) publicado el primer semestre de este año. Basándose en estos datos, el co-fundador  y presidente de Bitso, Daniel Vogel, estableció el mercado meta de la compañía como 56% de la población mexicana.

Queda claro que la falta de clientes no representará un obstáculo para la nueva fase de Bitso. Sin embargo, un informe de 2014 del Banco de México alerta sobre los riesgos uso de las monedas digitales, y deja abierta la posibilidad de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México (SHCP) desarrolle las regulaciones pertinentes para que las criptomonedas puedan funcionar como método de cambio oficial y sea válida como “forma de inversión”, un reto aún pendiente por superar.

A pesar de esto, el pasado mes de junio México publicó su estrategia de inclusión financiera, en la cual describió mecanismos para que las startups puedan cumplir con las regulaciones existentes. Con respecto a esto, Vogel alegó que no representa un tropiezo para Bitso, pues ellos cuentan con “un plan de trabajo con una estrategia de reglamentación sólida”.

Bitso es una compañía fundada en 2014, centrada en atraer el potencial de la tecnología blockchain a su país, teniendo como prioridad la seguridad y la transparencia. Actualmente, esta startup ofrece a sus clientes la compra y venta de Bitcoin y Ether en pesos mexicanos. Además, representan una alternativa para el envío de remesas intercambiables en monedas fiduciarias.

Las aspiraciones de esta casa de cambio no terminan en lo antedicho, pues además de permitirle a sus clientes pagar en múltiples juegos en línea, esperan expandirse a todo el continente latinoamericano. Y es en este último objetivo en el que son fundamentales los inversores.

Su primer inversor es la compañía mexicana Monex, quienes desde hace más de 20 años se dedican a realizar servicios de pago y transaccciones internacionales.

Otros inversores, con los que ya cuenta Bitso, son las empresas de capitales de riesgo, también mexicanas, Varin Capitales y Xochi Ventures. Además de empresas estadounidenses como  Capital, Digital Currency Group (DCG) y Funders Club. DCG y Funders Club fueron las últimas en invertir, y aportaron al proyecto de Bitso 1.85 millones de dólares la semana pasada.