La industria automovilística, el Internet de las Cosas y la blockchain parece ser una combinación que mantendrá al futuro en movimiento, pues muchas han sido las pruebas y prototipos realizados en los últimos meses en este sector.

La tecnología de la contabilidad distribuida sigue aportando en el desarrollo de los carros del no tan lejano, pero si lujoso, futuro. Nuevamente, el anuncio viene por parte de la compañía energética Innogy SE –subsidiaria del gigante energético alemán RWE- quien anuncia que ha puesto a funcionar cientos de estaciones de cargas en toda Alemania utilizando la plataforma de contratos inteligentes de Share & Charge.

Los nuevos 100 puntos de carga de Share & Charge –que pronto comenzará a llamarse Motionwerk, según Bitcoin Magazine– funcionarán bajo con el protocolo diseñado por este empresa, bajo la cadena de bloques Ethereum, que hace uso de contratos inteligentes para procesar los pagos de la energía recargada, cumpliendo el objetivo de expandir la visión sobre la carga de vehículos híbridos o autónomos anunciada por Innogy Innovation Hub –departamento de la empresa encargado del desarrollo de soluciones de negocios digitales- en marzo de este año.

Dicho objetivo es modificar la percepción de los usuarios acerca del lugar apropiado para cargar sus vehículos ecológicamente responsables. La idea es demostrar que los carros híbridos pueden ser cargados en casi cualquier lugar, en un café, una gasolinera o hasta un centro comercial, meta para la cual necesita implementar múltiples puntos de carga en las ciudades. Esto tiene como meta final, eliminar la práctica de realizar este proceso solo en los hogares.

Con respecto a la utilización generalizada de los puntos de carga fuera de casa, Share & Charge ha establecido ciertas facilidades, como por ejemplo la posibilidad de ubicar desde su aplicación para móviles los puntos cercanos a tu ubicación.

Asimismo, el gerente senior de innovación en Innogy Innovation Hub, Carsten Stöcker, manifestó a través de su cuenta en la red social Twitter que los nuevos centros de carga dispersos por Alemania aceptarán pagos tanto en criptomonedas como en euros. Además de alegar que la carga que recibirán tiene garantizada su “pureza” por provenir de una cadena de bloques pública e inmutable como la de Ethereum.

Es importante tener claro que estos no son los primeros puntos de carga externos en el país europeo, pues ya Alemania manejaba otros puntos que solo aceptaban pagos digitales con euros desde la app de Share & Charge a través de un token comprado en la aplicación y respaldado en euros.

Esta iniciativa en Alemania abre las puertas a múltiples negocios referidos al servicio de puertos de carga para carros eléctricos. En primer lugar, deja abierta la posibilidad de que los negocios y particulares pongan a disposición sus puertos de recargas para la venta de energía –con total libertad sobre la tarifa a aplicar-; además, en segundo lugar, existe la posibilidad de que al generar energía extra con tu vehículo puedas ofrecer la venta de la electricidad sobrante en tu móvil a los puertos de carga. Hitos que comenzarían a crear todo un ecosistema en torno a la recarga energética de los autos eléctricos.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: