El Directorio de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV-IOSCO) encargó al Comité de Riesgos Emergentes (CER) la realización, en conjunto con otros comités de la organización, de un estudio sobre la evolución de las tecnologías financieras (Fintech), el cual fue publicado recientemente con la finalidad de promover y extender el conocimiento de las mismas, así como sus posibles aplicaciones, beneficios, riesgos y regulaciones para un mercado más seguro.

IOSCO, el cuerpo internacional que trabaja estrechamente con el G20 y el Directorio de Estabilidad Financiera (FSB) sobre una agenda de reforma regulatoria global, dedicado al desarrollo e implementación de estándares internacionales para la regulación de valores, expresó que el informe investigativo recién publicado, de setenta y seis páginas de análisis y evaluaciones, tiene como finalidad estudiar, evaluar y analizar los variados y novedosos modelos de negocios y tecnologías emergentes que tienen el potencial de transformar la industria de seguridad financiera. Estas Fintechs van desde plataformas intermediarias de financiación colaborativa y equitativa, hasta inteligencia artificial y tecnología de contabilidad distribuida (DLT).

El reporte se divide en siete capítulos, los cuales esbozan y analizan Fintechs como: plataformas alternativas de financiación, comercio minorista y plataformas de inversión, plataformas comerciales institucionales, tecnología de contabilidad distribuida, entre otras tecnologías emergentes y, sus posibles consideraciones regulatorias.

En cuanto a plataformas alternativas de finanzas, el reporte expresa y evalúa a aquellas nuevas plataformas en línea que han emergido en los últimos años. Comprendiendo las plataformas de préstamos de pares, peer-to-peer (p2p), y la financiación colaborativa equitativa.

Sobre las plataformas minoristas, el informe investigativo se enfoca en las plataformas distribuidas y el comercio en línea, en las que destacan: plataformas online de corretaje, o mejor conocidas como brokers, plataformas en línea de manejo de activos digitales y de distribución basadas en operaciones de intercambio.

Por otro lado, sobre las plataformas comerciales institucionales se realiza un recuento de como las mismas han evolucionado al adaptarse tanto a controladores internos como externos, entre los cuales se encuentran incluidos: los requerimientos regulatorios, cambios en las soluciones de mercado y en la necesidad de aplicación de costos de eficiencia; todo esto con el fin de solventar su problemática con la liquidez del mercado.

Finalmente, en cuanto a tecnología de contabilidad distribuida, en especial blockchain, se valoró las distintas aplicaciones que pueden tener estas tecnologías emergentes, así como su evolución en el mercado. Destacando la custodia de los registros privados corporativos, que pueden proveer un historial de registro completo, seguro y transferible, que pueda ser auditado. Asimismo, la blockchain optimizaría las acciones corporativas, o sea el pago de dividendos o de cupones de bonos, rápido reembolso de deudas del seguro, rápidas emisiones de división de acciones, entre otros. También ayudaría a que los puntos de comercio sean más rápidos y de procesamientos más simples, ya que gracias a la estandarización y automatización de la data se podría evitar los riesgos operacionales.

Las tecnologías de contabilidad distribuida igualmente podrían ayudar a asistir en los contratos derivados, redifusión de créditos o préstamos, seguimiento y reporte de transacciones e hipotecas, seguimiento de créditos a corto plazo, automatización de aplicaciones de controles como “conoce-a tu-cliente”, también llamado KYC, anti lavado de dinero, creación de identidades digitales y registro de las mismas. Incluso, blockchain ayudaría al desarrollo de alternativas financieras, como ha ocurrido con DAO, la Organización Autónoma Descentralizada, lanzada sobre la plataforma blockchain Ethereum, que es el primer proyecto de fondo de capital de riesgo virtual, totalmente descentralizado.

La IOSCO también evalúa los posibles riesgos de la adopción de tecnologías blockchain en el sistema financiero debido a que son muy nuevas y todavía sin grandes pruebas de aplicaciones prácticas, como por ejemplo es un reto a afrontar la confirmación de la estabilidad de estos sistemas, así como la interoperabilidad y comunicación entre blockchains y la resistencia a ataques cibernéticos. A su vez, tampoco se está del todo seguro sobre la gobernabilidad de estas tecnologías para revertir y corregir errores, la legitimidad de los fondos para realizar transacciones y la transparencia de los mismos. Igualmente hay dificultades legales debido al “anonimato” de los usuarios de estos servicios, en vista de que toda la información es encriptada y, a una propensión de actividades de lavado de dinero, que van obviamente en contra de los reglamentos financieros y las actividades legales.

Por ello, la IOSCO, también considera relevante respuestas y regulaciones a estos riesgos legales que traen consigo las tecnologías de contabilidad distribuida, acoplándose a las declaraciones realizadas por autoridades gubernamentales como la Comisión Europea y ESMA, la Autoridad Europea de Valores y Mercados. Estas organizaciones promueven a los usuarios y principales interesados a tomar y aplicar estas regulaciones con el fin de enmarcar la tecnología DLT en territorio legal y evitar que la misma se preste para actividades criminales, como atentados terroristas, venta de drogas y lavado de dinero, preocupación principal de muchos de los gobiernos y servicios de seguridad que han empezado a adoptar tecnologías blockchain.

Scan to Donate Bitcoin
¿Disfrutaste leyendo este artículo? Agradece a con una propina:
Bitcoin 1CwA1Qz53C3Dm4VXtDLKVN9qhi1Ly5TPZ3
DAR PROPINA