Las inspecciones iniciadas por el Banco Popular de China a principios del año sobre las actividades de comercio en las casas de cambio de criptomonedas, están a punto de llegar a su fin. De esta forma la presentación de un marco regulatorio generado a partir de estas actividades con los exchanges chinos, está cada vez más próximo a ser anunciado.

Así lo reportó el portal Caixin, mencionando que la máxima autoridad bancaria china estaría cerca de culminar las inspecciones in situ a las principales casas de cambio chinas (OkCoin, BTCC y Huobi) para luego hacer público el marco regulatorio correspondiente en el mes de junio.

Cabe recordar que las medidas tomadas por el Banco Popular de China, obedecen a su intención de regular el comercio de criptomonedas en el país y evitar que estas tecnologías sean usadas para fines ilícitos relacionados con el lavado de dinero, fuga de capitales, financiamiento del terrorismo y más.

Entre los comentarios emergidos de las inspecciones, se conoció que ninguna de las casas de cambio chinas que están siendo investigadas hasta ahora cumple con la totalidad de los reglamentos estipulados en las leyes de Conoce a Tu Cliente y Anti Lavado de Dineeo (KYC y AML, en sus respectivas siglas en inglés). Estas fallas supondrían sanciones a los exchanges chinos acorde a la normativa estatal, sin embargo se desconoce si las casas de cambio sufrirían alguna penalización una vez se active el nuevo marco regulatorio o no.

China busca modernizar su estructura legal financiera

Desde hace años, Bitcoin y las criptomonedas fueron una industria emergente muy atractiva para el Estado chino, quien fue abriendo sus posibilidades legales para que las empresas pudiesen invertir en este ecosistema y a la postre posicionarse como el mercado más poderoso en el mundo en las monedas digitales. La minería, sigue siendo el punto fuerte de China en el mundo de las criptomonedas, con grandes pools, granjas mineras y fabricantes que dominan este sector a escala global.

En cuanto al comercio, China hasta el 2016 procesaba casi el 80% de todos los bitcoins comerciados en el mundo, colocando al Yuan Chino (CNY) como la moneda fiat principal en este mercado. Sin embargo, la inexistencia de un marco regulatorio estricto que garantizara el cumplimiento de las leyes anti lavado de dinero y anti fuga de capitales, combinado con el extraordinario crecimiento del mercado de bitcoins, obligaron al gobierno chino a diseñar y ejecutar regulaciones antes de que pudiese salirse de control tal ecosistema.

Por supuesto, tales medidas impactaron negativamente en los mercados debido a la incertidumbre que tuvieron los inversionistas y casi de manera inmediata el Yuan Chino perdió su liderazgo como moneda fiat líder en el comercio de los bitcoins.

Porcentaje de dominio del Yuan Chino (rojo) ante otras monedas fiat en el mercado de bitcoins. Gráfica: CoinHills.com

La necesidad de fijar reglas específicas para el comercio de criptomonedas, no solo protegería al Estado chino de posibles actividades criminales, sino que también establecería una nueva plataforma financiera que logre re-impulsar a este sector y le permita recuperar el terreno perdido en la compraventa de bitcoins ante su vecino Japón.

Precisamente Japón, quien hoy ostenta tener las casas de cambio de bitcoins con mayores volúmenes en todo el mundo, ha sacado provecho de un marco regulatorio bien estructurado y enfocado a impulsar la industria y el comercio en el país usando las criptomonedas como punta de lanza. Ya con diversos esfuerzos concretados tanto por el Estado como por la banca y la empresa japonesa, es un ejemplo de buen impulso legal para el aprovechamiento de estas tecnologías emergentes -una observación que seguramente los chinos identificaron también.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: