Seleccionar página

4 claves para entender porqué 'Flexcaps' podría solucionar el debate del tamaño de los bloques

4 claves para entender porqué 'Flexcaps' podría solucionar el debate del tamaño de los bloques

Aunque actualmente los ánimos al respecto permanecen más calmados que hace un par de meses, el tamaño de los bloques ha sido el primer asunto que ha generado un fuerte debate político en el ecosistema Bitcoin. Con una variedad de opiniones, propuestas y ‘forks’ en la mesa; actualmente el tema luce estar lejos de llegar a un acuerdo que satisfaga, al menos, a la mayoría de la comunidad. Ante esta situación aparece ‘Flexcaps’, una alternativa muy interesante que apunta no solo a zanjar el asunto, sino también a lograr algo que parece imposible: satisfacer a todo el ecosistema Bitcoin.

Flexcaps es una opción que ha sido propuesta por separado tanto por Meni Rosenfeld como por Gregory Maxwell. Y aunque ambas propuestas presentan diferencias sutiles, los desarrolladores resaltan el objetivo común: ofrecer a los mineros de la red Bitcoin la libertad de escoger el tamaño de los bloques a minar en vez de fijar uno solo para todos.

El término de ‘Flexcaps’ hace referencia a capas flexibles en el tamaño de los bloques. Esto significa que los bloques podrían variar en tamaño -en vez de uno fijo de 1Mb, 8Mb u otro valor- de acuerdo al minero que decida minarlo.

Sin embargo, los mineros que decidan establecer bloques grandes deberán pagar una “penalización” que, según la propuesta de Rosenfeld, podría ser la reducción del premio de 25 bitcoins por bloque (según el parámetro actual) a 24, 20 u otra cantidad de acuerdo a lo establecido en el protocolo, pagando la diferencia con respecto a la recompensa original al minero que logre minar el siguiente bloque. De forma similar, Maxwell propone no una reducción de la recompensa de minado de un bloque, sino un aumento en la dificultad que sea proporcional al tamaño del bloque que se fije.

Esta propuesta de capas flexibles sin duda es más amplia que el argumento expuesto anteriormente. No obstante, resalta por ser una alternativa que apuesta por la descentralización de la red, la disminución del componente político y otros aspectos claves que enumeramos y desarrollamos a continuación:

Libertad de elección

A diferencia de fijar un tamaño de bloques único que surja de una pugna política que inevitablemente generará desacuerdos en un sector de la red, la iniciativa de Flexcaps permite que cada minero establezca el tamaño del bloque que va a minar.

Maxwell asegura que en el caso de Bitcoin, los límites estrictos sobre el tamaño máximo de los bloques no impulsan la actividad de buena manera. Al mismo tiempo afirma que los períodos cortos de tiempo en el que, por cualquier razón, el número de transacciones en la red Bitcoin se eleva de manera significativa, pueden causar problemas en cada límite pre-establecido.

La libertad de escogencia no solo desecha ese componente autoritario de Bitcoin respecto a un tamaño único, sino que presenta una solución a un asunto más importante: el persistente problema del agotamiento del tamaño de los bloques respecto al número de transacciones. Flexcaps sería una innovadora respuesta a algo que incluso nombres como Hearn y Andresen saben que no se resuelve con un simple cambio del tamaño de bloques, ya que con el tiempo la red seguiría aumentando y nuevamente ese mayor número de transacciones saturarían a esos bloques de tamaño fijo.

Reducción del componente político

Sí, inevitablemente este tema está estrechamente relacionado con el punto anterior, pero debemos identificar que esta disminución del componente político sería una consecuencia de la libertad de elección que promueve la propuesta de capas flexibles. Actualmente el tema político ha tomado muchísima importancia en el ecosistema Bitcoin, por lo que Flexcaps traería una válvula de escape a las presiones generadas.

Andresen, Hearn y Garzik son sólo algunos de los nombres que han presentado alternativas a este tema del tamaño de los bloques. Como desarrolladores y conferencistas del ecosistema Bitcoin han ejercido su liderazgo con sus propuestas en éste asunto, ganando el apoyo, y a veces el rechazo, de muchos usuarios de la criptomoneda.

Bitcoin no necesita este tipo de debates políticos. Bitcoin es una red en la que se debe buscar la mayor descentralización posible, reduciendo lo más que se pueda el componente político que pueda surgir con respecto a cualquier disyuntiva técnica. Flexcaps es una alternativa que, al menos en el debate del tamaño de bloques, puede incluso eliminar por completo las posiciones personales o partidistas con respecto a un límite en particular.

Hablando al portal Bitcoin Magazine sobre los efectos políticos que a largo plazo podría generar éste tema en la red Bitcoin, Maxwell bien lo aclara al respecto:

Los límites específicos son casi siempre políticamente inestables. Nadie ama al número en particular, si se trata de números máximos de inmigración, o límites en alquiler o salarios mínimos… Incluso si las personas están de acuerdo en los fundamentos de la compensación, muy pocos están de acuerdo en el número especial que se establece. El número se queda donde está sólo por el constante batallar político. Gregory Maxwell

Incentivos económicos

La solución de Flexcaps permite a los mineros aumentar el límite de los bloques que minan, pero a un costo. Al cobrar efectivamente a los mineros por la creación de bloques más grandes, hay un incentivo para que los mineros busquen mantener los bloques más pequeños. Mientras tanto, los mineros tienen la opción de reunir tasas de minería adicionales (temporalmente) por la creación de bloques más grandes. Si los honorarios adicionales valen más que el costo adicional, tiene sentido aumentar el tamaño de un bloque de transacciones.

En el diseño de Rosenfeld, los mineros tendrán que pagar una “multa” si aumentan el tamaño de su bloque. Más específicamente, un corte que se saca de su recompensa por bloque. En lugar de 25 bitcoin por cada nuevo bloque acuñado, por ejemplo, que recibirían solamente 24, o 20, o lo que sea el protocolo dicta dependiendo del tamaño de ese bloque. Y para evitar que los bitcoin restantes se pierdan para siempre, se les pagan al minero que encuentre el siguiente bloque en una “tasa de transferencia”.

Maxwell sin embargo presenta una variante donde el “costo” de los mineros por aumentar el tamaño de los bloques se penaliza con una mayor dificultad para obtener la recompensa. El desarrollador explica su diseño:

El problema (de los grandes bloques) sigue siendo, que los usuarios tendrían que pagar honorarios para apoyarlos. Los mineros no pueden conducir a otros mineros fuera de la red sin actividad real en la misma. Los mineros pueden pagarse honorarios a sí mismos, pero el costo que no pueden pagarse es la mayor dificultad de la recompensa por bloque disminuida. Tienen que hacer más trabajo para producir un bloque. Gregory Maxwell

Por su parte, el desarrollador del Bitcoin Core, Mark Friedenbach, apoya la propuesta de Rosenfeld pero agregando una ventaja a los mineros que decidan minar bloques más pequeños. En esta variante, en lugar de simplemente regalar un subsidio inevitable a cierto minero en el futuro, la propuesta de capas flexibles de Friedenbach requeriría que el minero futuro limite el bloque en que están trabajando a un tamaño menor a fin de reclamar los fondos depositados. Es decir, si un minero crea un bloque ligeramente mayor al afirmar que sólo tomará 24 bitcoins, el siguiente minero puede crear un bloque un poco más pequeño y reclamar 26 bitcoins.

La variante de Friedenbach hace que, al permitir y proporcionar incentivos para que el tamaño de bloque se ajuste hacia arriba y hacia abajo según lo que la demanda requiere, el tamaño del bloque permanezca ligado a las demandas de los usuarios a través del mercado de comisiones. Friedenbach explica más al respecto:

Esto es realmente sobre hacer que el mercado de comisiones fije el tamaño del bloque. Son los usuarios quienes están votando con su dinero. Dado que hay un costo para aumentar el tamaño del bloque, los mineros racionales sólo lo harán si compensan ese costo con los honorarios. Así, los usuarios que están dispuestos a pagar una cuota suficiente, están en efecto votando por un tamaño de bloque más grande. Mark Friedenbach

De esta manera, la propuesta de capas flexibles presenta un incentivo a la red a que se minen bloques tomando en cuenta incentivos que promuevan los propios usuarios y, así, Bitcoin consiga un funcionamiento mucho más descentralizado. Un punto muy importante que impulsa Flexcaps y que mencionaremos a continuación.

Descentralización de la red

En la presentación de la propuesta por parte de Rosenfeld en el foro Bitcointalk.org, el desarrollador menciona las dos vías principales que actualmente enfrenta Bitcoin en la búsqueda de una mayor descentralización:

En primera instancia, si se eligen bloques más grandes será más difícil para los usuarios comunes poder ejecutar un nodo, lo cual causará menor número de nodos en la red y por ende más centralización. En este caso, presumiblemente, por parte de las compañías mineras.

De manera opuesta, al establecer bloques más pequeños serán menores las cantidades de pagos que se pueden hacer directamente como transacciones en la blockchain, trasladando así la confianza hacia las soluciones de procesamiento de pagos que implican el aumento del uso de terceras partes en la red. Este segundo caso genera centralización por parte de las compañías de servicios de pago.

Con la posibilidad de elección del tamaño de los bloques para cada minero, Flexcaps evita la centralización de la red que un tamaño único traería. Esta solución crearía un ecosistema Bitcoin con diversos tamaños de bloques donde exista un balance general que no sea beneficioso o perjudicial para sectores empresariales en particular.

Si bien esta propuesta busca permitir límites flexibles, es necesario establecer un tamaño de bloques tope sobre el cual los mineros serán multados de alguna manera por superarlo. Así que resta por discutir en la iniciativa de Flexcaps el límite superior del tamaño de los bloques que se fijaría.

La selección de un límite superior implicaría un pequeño debate político, pero de mucha menor envergadura e influencia en la comunidad Bitcoin. La fijación de éste y otros parámetros inevitablemente reduciría un poco la libertad de escogencia del tamaño de los bloques a minar, pero al mismo tiempo evita malos funcionamientos que podrían generarse en aspectos técnicos.

La propuesta de capas flexibles es sin duda innovadora y ya posee aceptación de una parte importante de la comunidad de Bitcoin, siendo discutida incluso por diversos desarrolladores y entusiastas de la criptomoneda. Aún así Flexcaps necesita de mayor difusión en la búsqueda del interés generalizado de la comunidad de desarrolladores, algo que seguramente esta iniciativa alcanzará cuando sea expuesta y discutida en los diversas mesas de trabajo de la conferencia Scaling Bitcoin que se realizará en Hong Kong en diciembre.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Jaime Sandoval

Emprendedor, entusiasta del Bitcoin y la Blockchain. Fiel creyente en el potencial de empoderamiento que proveen las criptomonedas.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD