Seleccionar página

3 propuestas para la escalabilidad de Bitcoin basadas en SegWit

3 propuestas para la escalabilidad de Bitcoin basadas en SegWit

El debate sobre la escalabilidad en la red Bitcoin tiene numerosas aristas que dejan a la vista un paisaje un tanto escabroso. La razón de este clima de indecisión con respecto al futuro de Bitcoin proviene de la dificultad, inherente a la red, de emitir un consenso que recaiga por completo sobre una de las opciones propuestas para escalar. Sin embargo, hay un factor importante que repercute en el problema sobre la escalabilidad y tiene que ver con la dificultad de definir qué hace escalable un sistema.

En el caso de Bitcoin, los problemas surgieron como consecuencia de la popularidad de la red: un mayor número de transacciones con iguales condiciones de procesamiento -sobre todo en los momentos de mayor comercio- deriva en cuellos de botella a la hora de verificar los intercambios. Casi todos están de acuerdo en que el tamaño de los bloques de la blockchain es un inconveniente; pero la idea de tener una mayor capacidad de almacenamiento puede ser sustituida por el concepto que sugiere que el aprovechamiento del espacio podría solucionar los problemas del sistema que cuestan tiempo y dinero a los usuarios. En este sentido, la escalabilidad del sistema exige soluciones que optimicen las dimensiones espaciales y temporales de la red: el tamaño de los bloques y la velocidad de confirmación.

Bitcoin continúa siendo dominante en términos de capitalización de mercado. Por eso, no es sorprendente tanta preocupación con respecto a las repercusiones de la activación de SegWit (Segregated Witness), una solución a la dificultad de escalabilidad ideada por el Dr. Pieter Wuille. El testigo segregado permite que la firma de la transacción sea separada del resto de los datos, permitiendo el aprovechamiento de 65% más de espacio en cada bloque. Además, previene posibles ataques de maleabilidad en la red.

Ninguna de las propuestas sobre cómo activar el protocolo de actualización SegWit es buena o mala en términos morales; pero podría ser cierto que alguna propuesta posea más o menos errores, o capacidad para resolver problemas técnicos. En este caso, SegWit es el código original desarrollado por Bitcoin Core que está señalizado en muchos nodos de la red. Fue propuesto por primera vez en el año 2015 y desde entonces forma parte integral de la propuesta de escalabilidad del grupo de desarrolladores de Bitcoin Core.

SegWit también forma parte de la hoja de ruta alternativa que los firmantes del Acuerdo de Nueva York han propuesto, entre ellos grandes grupos mineros de China. El Acuerdo de Nueva York también se conoce como SegWit2x pues plantea el aumento del tamaño de bloque de bitcoin a 2MB en un periodo de 6 meses. Es el más joven de los códigos pero también el que tiene el apoyo de los grupos más influyentes de minería, quienes, en última instancia, se encargan del procesamiento de datos de la red.

Por otro lado, se encuentra la Propuesta para Mejorar Bitcoin #148, (BIP, por sus siglas en inglés), está próxima a ser activada el 1 de agosto. Es una propuesta que pretende evitar que Bitcoin se convierta en dos blockchains porque activa un mecanismo UASF (Bifurcación suave activada por el usuario). Es una propuesta que actualiza el BIP #141, la propuesta original de Bitcoin Core de SegWit.

Apuros para la propuesta BIP #141

La Propuesta para Mejorar Bitcoin (BIP) #141 se activa si el 95% del poder de procesamiento (hashrate) de los grupos mineros adopta esta opción por un período de dificultad de dos semanas. Si esta opción es elegida, los riesgos de una bifurcación fuerte, que divida la blockchain, son mínimos. Sin embargo, está opción podrá ser elegida hasta el 15 de noviembre, es decir, un período de dificultad de 2.016 bloques que son equivalentes a un año después de su implementación, momento tras el cual dejará de ser elegible.

Hasta el momento, sólo entre 40% y 45% de hash apoya esta opción.

Gráfico histórico del apoyo a las distintas propuestas de escalabilidad de Bitcoin en los últimos 2016 bloques minados. Fuente: coin.dance

Bitcoin se encuentra contra reloj. El pasado 30 de junio, fue lanzado el software de cliente que surgió como resultado del Acuerdo de Nueva York, denominado btc1, que es una bifurcación del código Bitcoin. En teoría, a partir del 14 de julio, todos los firmantes del acuerdo de Nueva York, podían comenzar a usar btc1 como un software de prueba. Esto quiere decir que varios grupos mineros y usuarios podrán estar preparados para una posible bifurcación fuerte, debido a que el software fue diseñado con ese propósito.

Bitcoin Core, por otro lado, recientemente publicó una guía para que los usuarios tomen medidas ante una posible bifurcación. El motivo es que el código BIP #148 rechazará a todos aquellos nodos que no hayan implementado SegWit. El tiempo límite para poder elegir la activación del código que podría impedir la creación de dos activos o más, es el 31 de julio. Pero a menos de dos semanas para esa fecha, apenas hay 452 nodos UASF de 8027 nodos Bitcoin, según Bitnodes. Para el 31 de julio ya el código de SegWit2x debería estar activado o BIP #141 debería haberse bloqueado. En definitiva, parece poco probable que para esa fecha se alcance el 95% de hash requerido para la activación de una bifurcación suave.

En el comunicado que advierte sobre la interrupción de la red para la fecha descrita, se lee:

Las confirmaciones de Bitcoin pueden volverse no fiables por un tiempo desconocido. Esto significa que cualquier bitcoin que reciba después de este tiempo puede desaparecer más tarde de su cartera o ser un tipo de bitcoin que otras personas no aceptarán como pago.

Bitcoin Core

BIP #148 o la diatriba de los usuarios

El 1ro de agosto podría ser la última oportunidad de evitar una bifurcación fuerte. Al respecto, Adam White, Gerente General de GDAX, informó que suspenderá sus servicios mientras dure el evento para proteger a los usuarios de la plataforma. También comentó que Bitcoin puede ser inseguro después del 31 de julio, razón por la cual debería mantenerse un estado de alerta ante esa posibilidad.

En concreto, la activación de BIP #148, que fue creado para evitar que la mayoría tenga que actualizar su software ante una posible bifurcación, comenzará a rechazar cualquier bloque que no indique la disponibilidad para SegWit (BIP #141). Por supuesto, si para ese momento el código BIP #141, de BitCore o BIP #91, de BTC1, se han bloqueado o activado a tiempo, el proceso tendrá por resultado una bifurcación suave.

Sin embargo, si cada una de las propuestas obtiene una señalización fuerte por parte de los grupos mineros, pero #148 consigue mayor atracción de hash, desde ese momento existirán dos blockchains, con una criptomoneda para cada una. Y la posibilidad de que Bitcoin Core elija la blockchain más larga.

En términos de consenso, la importancia de BIP #148 consiste en que la elección será hecha por los usuarios y no por los mineros. Hasta este momento son pocos los mineros que han indicado su adhesión a UASF. Pero aún así se necesita del 80% de hashrate para lograr la activación.

En términos de escalabilidad, forzar la bifurcación como consecuencia de la activación de la UASF podría implicar que un método de coordinación entre usuarios y mineros que hayan aprobado SegWit permita realizar transacciones más rápidas; sobre todo permitiría un menor consumo de energía para una red que depende enormemente de que la verificación corresponda al procesamiento de nodos completos. Además, si como se ha previsto, la activación de SegWit disminuye los pagos requeridos para realizar transacciones, según el proyecto Lightning Network, la elección sólo dependería de qué tipo de estrategias comerciales tienen en mente los distintos actores de la industria.

El apoyo a SegWit podría verse como una reacción nostálgica por mantener la blockchain construida por Satoshi Nakamoto, pero la evolución de la red requiere que estos cambios involucren a más personas y grupos mineros. Por ahora, el apoyo a SegWit ha sumado a Abra, Trezor, Waloura Samourai, Electrum, Coinomi, Mycelium y otras 37 compañías, al igual que numerosos desarrolladores como Greg Maxwell, Pieter Wuille, Eric Lombrozo, Jeff Garzik y Adam Back, entre otros.

Es importante mencionar que el siguiente paso de BIP #148 sería cambiar el esquema de Prueba de Trabajo de Bitcoin en el caso de que ocurra una bifurcación fuerte y la blockchain se divida. Como consecuencia de la división, es probable que los chips ASIC de los mineros que se encuentren del lado de BIP #148, al momento de la bifurcación, queden obsoletos. Esto podría abrir la puerta para que otros mineros domésticos con CPU o GPU puedan poblar el paisaje minero, al menos temporalmente. El tiempo límite que se ha propuesto para que esta elección esté disponible es el 15 de agosto.

SegWit2x, la apuesta de los mineros 

El código alfa SegWit2x  (también conocido como BIP  #91) nació del Acuerdo de Nueva York, que reúne principalmente a grandes grupos mineros de China como OKCoin, Huobi, BTCCPool, Bitmain, F2Pool, BTC.Top, ViaBTC, BiXin, BW, 1Hash,  Canoe, BATPool y Bitkan.

La propuesta apareció justo después de que el grupo minero Bitmain anunciara que forzarían una Bifurcación Fuerte Activada por el Usuario (UAHF). La solución de SegWit2x es una respuesta a las anteriores propuestas que pretende incrementar el tamaño de los bloques a 2MB. En principio, la propuesta ha sido rechazada por gran cantidad de miembros de la comunidad, pero los grupos mineros chinos tienen una capacidad de procesamiento muy grande. Actualmente pueden señalizar tentativamente hasta más del 80% de los bloques minados.

El 21 de julio estará disponible la opción para señalizar BIP #91. Podrá hacerse extrayendo por medio del software BTC1 o el software de Bitcoin, que para entonces contará con un parche para BIP #91. La especificación para activar esta propuesta es 80% de hashrate. Durante un período de dificultad de 336 bloques minados, 269 bloques deben señalizar su disponibilidad para esta opción. El 29 de julio, será la fecha límite para activar BIP #91, sobre el cual James Hilliard comentó que había hecho modificaciones para aminorar el conflicto entre este código y BIP #148. Cualquier bloque que no indique su adhesión a SegWit será rechazado por el código BIP #91.

Los temores ante una bifurcación fuerte tienen que ver con los problemas de repetición que podrían hacer que los usuarios realicen un doble gasto. Incluso que uno de los criptoactivos resultantes comience a perder valor frente al otro. Pero si BIP #91 se elige a tiempo, es decir entre el 25 y 29 de julio, podría evitarse una bifurcación fuerte a cambio de bloques de mayor tamaño.

Durante su aparición en Epicenter, Erik Voorhees, CEO de ShapeShift, argumentó su apoyo a SegWit2x: es “la única opción viable y real para llevar a Bitcoin adelante”, dijo. En resumen, aseguró que una bifurcación fuerte que provea una blockchain con bloques de 2MB aumentarán el precio del bitcoin a niveles inimaginables. También piensa que la activación del código será un paso para reenfocar la contrucción en la parte superior de la blockchain en lugar de debatir sobre el protocolo de base.

Lo relevante sobre la actualización del protocolo no está claro. La mayoría podría decir que se trata de obtener mayores beneficios económicos. Todos parecen esperar que el bitcoin alcance la barrera psicológica de los 4.000 dólares a final de año. Pero otros, que no parecen pocos, intentan tomar una decisión que mejore la gobernanza de Bitcoin sin que se pierda la estructura (y el espíritu) descentralizada y distribuida. Evidentemente una o dos blockchains que permitan evaluar los datos y verificar las transacciones de manera más rápida es un objetivo común. En pos de la transparencia del consenso, la opción para los bitcoiners es participar.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Jesús González

Lector y escritor. Entusiasta de los nuevos modelos económicos y curioso de las nuevas tecnologías.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD