La noche del domingo 7 de abril los usuarios de la segunda criptomoneda con mayor capitalización de mercado, Ethereum sufrieron un revés inesperado en sus estados de cuenta. Según establecen las fuentes, un ataque malicioso a la casa de cambio Kraken causó una caída momentánea de 70% en el precio del Ether en los índices de dicha plataforma.

Según estableció la casa de cambio establecida en San Francisco, EE.UU. su plataforma fue presa de un fuerte ataque DDoS o ataque de denegación de servicio distribuido, un tipo de atentado cibernético en el cual se genera un flujo de información tal desde varios puntos de conexión que lleva a la red al colapso.

En medio de este ataque, la criptomoneda Ether nativa de Ethereum sufrió lo que en inglés se conoce como un flash crash o caída relámpago que la llevó a descender a menos de 29 dólares en los indicadores de Kraken, para luego rebotar hasta su precio actual que oscila en los 87 dólares.

Caída relámpago de Ether. Imagen cortesía de Tuur Demeester.

Al parecer, el ataque DDoS tuvo tal repercusión en la plataforma de Kraken que las órdenes en Ether se ralentizaron en gran medida. Según comentan traders anónimos que fueron afectados por el ataque, la desestabilización del sistema era tal que dos órdenes colocadas a precios distintos se ejecutaban simultáneamente.

Es probable que muchos traders hayan utilizado el parámetro conocido como Stop Loss, el cual es un método para cerrar una orden de compra o venta abierta en caso de que el precio descienda hasta un límite previamente fijado por el trader; esto con el fin de evitar pérdidas en el escenario de una caída inesperada. Puede que la desesperación de los usuarios ante la imposibilidad de realizar sus transacciones haya motorizado el descenso del precio de la moneda y la activación de los Stop Loss, creando una cascada negativa en el precio. Con todo, una vez recuperada la estabilidad, el precio del ether retomó su comportamiento inicial.

Otras casas de cambio como Poloniex también experimentaron una desestabilización en su plataforma, aunque sin sufrir mayores consecuencias. Por su parte, Kraken logró restituir la normalidad en su sitio web y API, aunque establecen que el soporte aún presenta un rendimiento degradado.

Afirman que debido a la gran cantidad de órdenes que se encuentran experimentando, podrían tardar entre 2 y 3 días o más en responder en algunos casos, agregando que se encuentran monitoreando de cerca y realizando una investigación detallada del evento para restaurar plenamente el funcionamiento normal de la plataforma.

Imagen destacada: The Register

Scan to Donate Bitcoin
¿Disfrutaste leyendo este artículo? Agradece a con una propina:
Bitcoin 12QLzthbYPmA8H19M4wPL1jfGDAp6zP7zu
DAR PROPINA