La alianza corporativa centrada en Ethereum que inició a principios de este año con 30 miembros fundadores acaba de crecer de forma exponencial con la adición de otros 86 nuevos miembros provenientes de todo el globo, entre los que destacan gigantes como Toyota, Deloitte, Samsung SDS y State Street.

Tal parece que, contrario a los desafortunados hechos del año pasado, este es realmente el gran momento de Ethereum. La Enterprise Ethereum Alliance (EEA) nació para promover el desarrollo colaborativo de aplicaciones públicas y privadas basadas en esa blockchain, gracias a la iniciativa de corporaciones como Intel, BBVA, Santander, Accenture y Microsoft, y todo indica que continuará por el mismo camino que otro de sus socios, el Hyperledger Project: sumando cada vez más miembros de talla mundial.

Además de las firmas mencionadas, sobresalen asimismo la alemana ​Merck KGaA, que es la compañía farmacéutica más antigua del mundo; la Corporación Depositaria de Fideicomisos y Compensación (DTCC), el mayor procesador financiero a nivel global; Infosys, la segunda mayor firma de IT de la India; el holandés Rabobank, una de las mayores instituciones financieras del mundo, y el Grupo Financiero Mitsubishi UFJ (MUFG) de Japón, que ostenta el título del cuarto banco más grande del planeta.

Por otro lado, también llaman la atención las criptomonedas que se han aliado a la iniciativa: SolarCoin (parte de ElectricChain), Musicoin y Zcash (marca de la Zerocoin Electric Coin Company). Esto indica que Ethereum se extenderá a las tres industrias que estas representan: la energía, el entretenimiento y los servicios de privacidad. En este último caso pudo haberse visto venir, dado que Zcash ha estado colaborando abiertamente con Ethereum desde el año pasado para desarrollar contratos inteligentes anónimos.

Europa, Asia y América ahora tienen representantes en esta alianza. En cuanto al mundo hispano, resaltan las compañías CryptoMKT, que se trata de una casa de cambio de ether basada en Chile, y el Centro Tecnológico de la Fundación CTIC en España. Y, por supuesto, aparte de las instituciones financieras y tecnológicas, no han faltado las startups blockchain como la surcoreana Coinplug, la francesa Ledger, la estadounidense AlphaPoint y la alemana Etherisc.

Julio Faura, Director de la EEA y Director de Innovación y Desarrollo en Santander, comentó al respecto:

El entusiasmo en torno a la EEA es notable. Nuestros nuevos miembros vienen de diversas industrias como farmacéutica, móvil, banca, automoción, consultoría de gestión y hardware, así como la comunidad de startups impulsando la innovación. Es genial ver a todos unirse y construir la próxima generación de nuestra economía en las soluciones blockchain de Ethereum.

Julio Faura

Director, Enterprise Ethereum Alliance

Vale la pena mencionar que la mayoría de estas empresas e instituciones ya habían estado realizando pruebas con la blockchain o bien ofrecen servicios basados en ella, específicamente sobre Ethereum. Tal es el caso de la DTCC, que ya se ha apoyado en contabilidad distribuida para crear una nueva infraestructura digital; Deloitte, que ha presentado numerosas aplicaciones basadas en esta tecnología, y Etherisc, cuya plataforma de seguros se basa en Ethereum.

Las demás, como Toyota, confían en que el potencial que ha demostrado la blockchain en general y la creación de Vitalik Buterin en particular pueda innovar y optimizar sus respectivas industrias. Así lo comentó Chris Ballinger, Director Financiero de esa firma.

Blockchain y los libros distribuidos son tecnologías disruptivas con el potencial de impactar positivamente en la movilidad futura, acelerando el desarrollo de la conducción autónoma, reduciendo los costos para los consumidores y haciendo un uso más eficiente de la infraestructura de movilidad existente. Toyota Research Institute apoya a la Enterprise Ethereum Alliance y a sus miembros en la promoción de estándares y herramientas comunes para acelerar la adopción de esta tecnología y los beneficios potenciales para los clientes de Toyota.

Chris Ballinger

Director Financiero, Toyota

Este evento parece ser el responsable del repentino ascenso en el precio y capitalización del ether, la criptomoneda nativa de Ethereum. Según estadísticas de CoinMarketCap, que toma en cuenta múltiples casas de cambio, el ether inició el día con una capitalización que rondaba los 11 billones y un precio de 128$, más tarde alcanzando los 15 billones en capitalización  y los 172$ en costo unitario; y si bien ha bajado ligeramente, logró recuperar el segundo lugar en capitalización que hace poco le había arrebatado Ripple.

Gráfica de los movimientos del ether las últimas 24h según CoinMarketCap

Gráfica de los movimientos del ether las últimas 24h según CoinMarketCap

Hasta la fecha el futuro parece bastante brillante para Ethereum. Próximamente también empezará a dejar atrás el algoritmo PoW para pasarse al considerado más eficiente PoS, así que aún queda mucho por venir para esta blockchain.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: