Seleccionar página

El ascenso de Bitcoin y su contraste con el declive del dólar

El ascenso de Bitcoin y su contraste con el declive del dólar

Una de las maneras de observar el fenómeno que representan las criptomonedas para la economía global es medir la revalorización que han experimentado desde su aparición.

A medida que más se aprecia el valor de Bitcoin, por ejemplo, se ha convertido en forma progresiva en un fenómeno masivo tanto por interés y adopción como por la relevancia que ha ganado ante gobiernos, instituciones bancarias y entes reguladores globales que día a día toman posturas y establecen marcos operativos para su utilización.

Solamente en el último año, medido desde el pasado 24 de julio, Bitcoin consiguió mejorar su cotización en más de 300% al pasar desde 654,74 dólares por unidad para la fecha señalada, hasta sus niveles actuales superando los $2.800 tras superar la fecha critica del 1° de agosto, prevista para su bifurcación. La tendencia es coincidente con el comportamiento del resto de los principales criptoactivos del mercado por capitalización estimada.

bitcoin-market-chart-price

Evolución del precio de Bitcoin desde 2013 hasta la fecha. Fuente: coinmarketcap.com

El gráfico anterior refleja con claridad la escalada que ha experimentado Bitcoin como activo favorecedor para los inversionistas, en contraste con commodities y superando incluso los rendimientos en mercados de renta variable en que se intercambian acciones, las ganancias que arrojan en muchas ocasiones los bonos de deuda y, claramente, revirtiendo las pérdidas que vienen arrojando algunas de las principales monedas fiduciarias.

En contraste, podemos observar cómo el valor real del dólar ha ido mermando en el tiempo a medida que se fueron dando hitos como la pérdida del patrón oro, y las fluctuaciones que el billete verde ha atravesado ante otros signos monetarios, impactado además por los efectos acumulativos de la inflación.

Para completar la evolución de la divisa norteamericana en los últimos cuatro años, podemos observar que cerró 2013 en 1,3 frente al euro, para diciembre de 2014 se había fortalecido hasta 1,2 dólares por euro y en la actualidad oscila sobre la marca de 1,1 en los meses recientes, principalmente a causa de la debilidad de la divisa europea. Sin embargo, su comportamiento sigue siendo estático ante el fortalecimiento de Bitcoin, que ha ganado más de 300% de su valor solamente este año.

Por no ir muy lejos, recientemente el Fondo Monetario Internacional advirtió que el billete verde estaría sobrevalorado entre 10 y 20%, debido a las políticas del gobierno estadounidense, entre las cuales destaca el estímulo económico basado en la inversión en sectores como la construcción y la generación de energía, lo que eventualmente puede verse reflejado en su valor real. Otras monedas de peso global aún están enfrentando los embates de años de estímulos monetarios para mantener la estabilidad en sus respectivas economías.

Al respecto de estos contrastes, se deben descontar dos fenómenos: Por un lado, la tecnología blockchain ha representado una verdadera revolución debido a sus cualidades de transparencia, potencial de transformación de la economía global y versatilidad para soportar una gran cantidad de modelos de negocios. Pese a la existencia de núcleos de escepticismo, temores y rumores cíclicos sobre la existencia de presuntas burbujas, hasta ahora no confirmados, además del surgimiento esporádico de estafas y esquemas piramidales, esta tendencia sigue su curso.

Por otro lado, las principales divisas fiduciarias han marcado el curso de la economía mundial y seguirán durante mucho tiempo como factor de intercambio, resguardo de valor y factor de solvencia; pero estarán cada vez más acompañadas y tenderán a ser más fácilmente intercambiables por las criptodivisas, que con su revalorización constante están marcando el rumbo de la nueva economía en estos momentos.

En vista de lo anterior, si bien el dinero tradicional, tanto físico como electrónico, seguirá circulando a través de la economía global por mucho tiempo, los criptoactivos llegaron para quedarse, y la tendencia marca como su comportamiento rápidamente va dejando atrás a signos monetarios cuyo valor puede ser propenso a mermar. En conclusión, cabe esperar que las monedas electrónicas se consoliden cada día más como el dinero del futuro, pero aún faltan pasos para alcanzar este estado.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina:

Acerca del autor

Freddy Campos

Periodista con 20 años de experiencia en el área de economía y finanzas, fortaleza en plataformas digitales y producción de contenido.

¡Mantente al día!

Tweets de @CriptoNoticias

PUBLICIDAD