América Latina se encuentra cada día más comprometida con la tecnología de contabilidad distribuida y las monedas criptográficas, impulsando variados proyectos con miras a crear sistemas financieros más justos e inclusivos. En esta carrera por el crecimiento tecnológico regional, lideran países como Argentina, Brasil, Chile y México. Asimismo, Venezuela empieza a trabajar en el sector DLT y hace públicos los frutos de esta inversión con la primera blockchain y criptomoneda de origen venezolano: Onix.

El proyecto Onix busca impulsar una plataforma que brinde privacidad, seguridad, bajas comisiones, operaciones persona a persona (peer-to-peer), globalización y respuestas instantáneas; potenciando lo que la compañía llama “la nueva era financiera” en el mercado hispanohablante. Todas estas operaciones, a su vez, están manejadas por medio de su propia criptomoneda, el Onix Coin.

Ángel Salazar, CEO y co-fundador de Onix, comentó de forma exclusiva para CriptoNoticias que el proyecto Onix nació en el 2016, si bien sus colaboradores vienen trabajando desde hace un tiempo con DLT y monedas criptográficas. De esta manera, nació la idea de constituir una plataforma para el mercado de América Latina que estuviese enfocada en las personas con poco historial crediticio.

Vimos la oportunidad de aprovechar los conocimientos (del grupo) para ofrecer herramientas y soluciones fintech al mercado venezolano y latinoamericano a través de una criptomoneda propia y una plataforma de prestamos, enfocada en el mercado emergente con personas de poco historial crediticio; como profesionales recién graduados, estudiantes y emprendedores.

Ángel Salazar

co-fundador, Proyecto Onix.

El grupo Onix se planteó el objetivo de llevar las “herramientas financieras a la mano de todos” los venezolanos y latinoaméricanos, asegura el co-fundador; para que de esta forma cualquier usuario pueda acceder a transferencias internacionales, créditos ilimitados o mercadeo de divisas sin la necesidad de realizar complejos papeleos, ni llenar innumerables requisitos.

Plataforma de prestamos de criptomonedas

Onix propone a sus usuarios acceder a la posibilidad de un crédito como si fuese un banco. “La única diferencia”, resalta Salazar en cuanto a Onix y las agencias bancarias, “es que en lugar de manejar dinero fíat, funcionara con ónix coin, y como aval o garantía solo se necesitara un deposito a plazo fijo en ónix coin”. Es decir, la plataforma simplificará el proceso de disponibilidad de mejores y mayores créditos, así como trabajará por medio de criptomonedas.

“(Onix busca) eximir a los usuarios de complicados tramites bancarios y requerimientos tan exigentes que al final lo que hacen es limitar enormemente el acceso a endeudamiento al ciudadano común”, explica Ángel Salazar. Fuente: businessinsider.

El proyecto Onix ha decidido apostar al formato de prestación de monedas criptográficas pues permite a la plataforma crear una economía bajo sus propias reglas, acotó Ángel Salazar. El sistema trabajará sin limitaciones crediticias, las cuales irán aumentando conforme la puntualidad de pago de cada cliente y no por complicados requisitos.

Aunado a esto, los pagos de los prestamos podrán ser cubiertos por trabajos de minería en la red Onix, los cuales son recompensados por 50 ónix coin. De esta forma, la empresa simplificará los procesos de minería para que cada usuario pueda hacer una porción suya desde la comodidad de su hogar con el fin de pagar dichos créditos, aunque los mismos también pueden ser saldados con dinero fíat; permitiendo a los participantes acceder a prestamos sin malograr sus ahorros.

La criptomoneda (Onix) nos aporta muchos beneficios; los ciudadanos pueden “minarla” con su computadora de casa o equipos especializados, pueden comprarla con dinero fíat, la posibilidad de aceptarla como garantía en la plataforma de prestamos, y la blockchain, nos permite desarrollar la plataforma y llevar contabilidad transparente de las operaciones, ademas de los beneficios de la rapidez y economía en las transacciones.

Ángel Salazar

co-fundador, Onix.

Los créditos adquiridos por medio de Onix podrán ser usados en tarjetas de crédito que estarán relacionadas a la plataforma, red de servicios afiliados o se podrán intercambiar por bitcoin o dolares americanos; permitiendo el disfrute y la inversión de los usuarios.

Conexión internacional

A su vez, la blockchain de origen venezolano, también se enfocará en generar riquezas por medio del mercadeo y mejora de los canales financieros, entre los que se cuentan: las tarjetas de créditos, las pasarelas de pago, los monederos fríos y calientes de criptomonedas, así como el intercambio entre monedas digitales; conectando a los usuarios no sólo con el mercado de las monedas criptográficas, sino con la economía mundial como un todo.

Esto se debe a que Onix se podrá intercambiar por monedas fiduciarias de otros países, cotizar a nivel mundial y actuar como método de pago internacional en componenda con plataformas como Visa o Mastercard. Ofreciendo a toda América Latina una portabilidad y simplicidad de activos digitales que pueden ser enviados a cualquier parte del mundo en tan sólo segundos, sin pagar altas comisiones.

LaBITconf sirve como parámetro para medir cuánto a crecido el interés internacional por las herramientas tecnológicas creadas en América Latina.

Salazar considera que Latinoamérica está innovando y adaptándose rápidamente a los nuevos requisitos tecnológicos de DLT, con miras a convertirse en un referente mundial: “Nos estamos actualizando y además estamos innovando en todas las áreas, no es de casualidad que los fondos de inversión mas importantes del mundo tienen la vista puesta en las startups latinoamericanas”, resaltó el CEO de Onix.

Por ejemplo, Colombia se ha convertido en un centro educativo con importantes charlas auspiciadas por la Blockchain Education Network (BEN), Argentina lidera con las iniciativas del monedero Xapo, la empresa RSK y la startup Ripio, así como la laBitconf, y Chile ha empezado a incursionar en terreno legal ante posible adopción gubernamental de blockchain, entre muchos otros tantos proyectos que han llamado la atención a nivel internacional.

Debido a las variopintas necesidades del mercado hispanohablante y el constante crecimiento y demanda que existe actualmente en el continente, la plataforma Onix apuesta por llevar sus servicios a toda Latinoámerica:

El sector financiero tradicional en Latinoamérica es muy cerrado, solo una parte pequeña de la población puede endeudarse mas allá de crédito inmobiliario, vehicular o tarjetas de crédito, e inclusive en estos casos los requisitos son muy elevados. A través de activos digitales, se pueden romper estas barreras, y dar acceso a créditos a una mayor parte de la población.

Ángel Salazar

CEO y co-fundador, Onix.

Aunque las expectativas son a gran escala, la empresa también considera enfocarse en el mercado nacional. Es por ello, que Ángel Salazar propone que la nueva era financiera de blockchain se instaure por medio de Onix en Venezuela, nación que podría beneficiarse enormemente de los activos digitales en la crisis económica y social que atraviesa actualmente.

Ante esta realidad, el co-fundador de Onix considera que las tecnologías de contabilidad distribuida podrán transformar los procesos gubernamentales, permitiendo que los venezolanos se conecten “a la economía mundial, sin necesidad de recurrir al Estado para la adquisición de divisas”. Una libertad económica que no posee en estos momentos Venezuela y que podría cambiar las reglas del juego.

Gobiernos más transparente

Las criptomonedas podrían desatar una verdadera revolución en Venezuela que impulse cambios no sólo en el sector bancario, sino también en la gobernanza y las libertades económicas de sus ciudadanos. Asimismo, blockchain también propone disminuir los indices de corrupción mundial dotando de mayor transparencia a las transacciones institucionales.

Además del desabastecimiento de los productos más básicos, en Venezuela también escasean las divisas, las cuales son administradas por el Estado. Fuente: El Impulso.

“Blockchain trae transparencia y agilidad, cosa que nos ayudaría mucho a avanzar como sociedad”, comenta Ángel Salazar en cuanto a la trasformación que podrían instaurar las tecnologías distribuidas en países con economías colapsadas y estrictos cortes financieros como Venezuela.

De esta manera, Onix podría ofrecer a los venezolanos la posibilidad de hacer mercadeo de divisas, resguardar patrimonio frente a la constante devaluación del bolívar, realizar transacciones internacionales e incluso acceder a prestamos de dinero válidos en cualquier parte del mundo.

Onix se yergue como una “puerta de entrada al mundo de las inversiones” en búsqueda de convertirse en el miembro que impulsará el crecimiento profesional y económico de todos aquellos usuarios que depositan su confianza en la plataforma y actúan para alimentar el crecimiento y conocimiento de las tecnologías descentralizadas, finalizó Ángel Salazar:

Brindando educación y herramientas financieras, nos vemos como una puerta de entrada al mundo de las inversiones y créditos pequeños, un escalón entre la banca tradicional y los prestamistas de usura. Con nosotros las personas pueden dar sus primeros pasos hacia el crecimiento profesional.

Ángel Salazar

CEO y co-fundador, Onix

Bitcoin, y las criptomonedas en general se han perfilado desde hacía ya un tiempo atrás como una solución para ciertos problemas financieros en Venezuela. Sin embargo, el silencio de las autoridades respecto a este tema, y el robo de electricidad o mal uso de bienes públicos por ciertos mineros venezolanos, han dado una sensación un tanto escabrosa al tema y  lo han convertido en un fenómeno silente.

Sin embargo, profesionales y expertos del tema han estado trabajando en el sector de las tecnologías de contabilidad distribuida con el fin de difundir los beneficios de estas herramientas en la economía nacional, eventos que han sido impulsados por PwC y numerosos emprendedores. Iniciativas como esta y la del Proyecto Onix podrían instaurar tiempos de cambio en el sector financiero de Venezuela, labrando un lugar en el mercado de América Latina.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: