Por desgracia, en muchos países los bancos se muestran bastante desconfiados ante las criptomonedas, cosa que puede dificultar bastante el trabajo de las casas de cambio. Un nuevo ejemplo de ello es bitNZ, que desde el 2011 ha proveído servicio de compraventa de bitcoins en Nueva Zelanda, pero que deberá cerrar el próximo 15 de abril debido que los bancos nacionales ya no están dispuestos a asociarse con ella.

En su página oficial puede verse tan sólo una barra superior con el anuncio: “bitNZ estará cerrando el 15 de abril de 2017, por favor retire todos sus fondos con anterioridad a esa fecha”. Por otro lado, en Reditt es donde se explica que esta decisión se debe a “la negativa de los bancos neozelandeses a proveer cuentas bancarias para propósitos de intercambio de bitcoins”. En la misma línea de conversación, se comenta que la casa de cambio en realidad era una startup gestionada por una sola persona que no logró cumplir con todas las regulaciones anti-lavado de dinero (AML) e identificación de los clientes (KYC) requeridas por los bancos, así que, después de llevar a cabo alrededor de 11 mil transacciones con este servicio, ha preferido retirarse.

El año pasado bitNZ sufrió el mismo problema, por el cual tomó la medida de no aceptar depósitos en moneda fíat durante un tiempo. Eventualmente este se resolvió, pero esta vez no parece ser el caso, así que sus usuarios deberían empezar a retirar sus fondos lo más pronto posible. En cualquier caso, la plataforma global LocalBitcoins queda como alternativa de intercambio.

Por otro lado, desde febrero de 2016 la Mancomunidad de Naciones, organización a la que pertenece Nueva Zelanda, instó a sus 53 países miembros a regular las criptomonedas para prevenir crimen cibernético, financiamiento terrorista y lavado de dinero. Lamentablemente, este es uno de los daños colaterales de esta decisión, tal como lo fue el éxodo masivo de compañías Bitcoin cuando se aplicó la BitLicense en Nueva York.

Problemas con las regulaciones

Curiosamente, el cierre de bitNZ llega en un momento donde varias casas de cambio de criptomonedas en distintos lugares del mundo están teniendo problemas debido a las regulaciones. Quizá el caso más parecido a este es el de la venezolana Surbitcoin, que tuvo que suspender actividades a partir del 3 de febrero debido a la cancelación de su cuenta bancaria; si bien, de acuerdo a lo anunciado por ellos, se trata de un cese temporal.

La estadounidense Coinbase, por su parte, se encuentra en una batalla legal contra el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS), que pretende revisar el registro completo de sus transacciones de los últimos tres años, violentando así la privacidad de los usuarios.

Pero seguramente las casas de cambio chinas son el ejemplo más importante, pues debido a que este país ostentaba el mayor volumen de transacciones Bitcoin hasta hace poco, su cierre y modificación de políticas ha causado importantes fluctuaciones en el precio de la criptomoneda a nivel mundial. Todo parece indicar que este año será el gran momento de las regulaciones para las criptomonedas, y no todas las compañías relacionadas a ellas van a sobrevivir.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: