En el mundo de las criptomonedas son diversas las aplicaciones que ya han surgido a partir de esta disruptiva tecnología que ya ha revolucionado las finanzas globales. Desde canales de pago internacionales más eficientes y baratos, pasando por plataformas de contratos inteligentes para la programación de aplicaciones descentralizadas, hasta inclusive registros en la cadena de bloques de diferentes tipos de activos digitales; son algunos de los productos más importantes que hasta ahora se han derivado del uso de las criptomonedas.

No obstante, el movimiento de esta industria sigue sin detenerse y a cada vez nuevas aplicaciones y proyectos aparecen en el ecosistema para enriquecerlo todavía más. Uno de los proyectos actualmente más interesantes es el de Sikoba, el cual está enfocado en construir una plataforma para el diseño, registro y asistencia en la ejecución de contratos crediticios peer-to-peer, por lo que ha presentado una aplicación que destaca del resto de las propuestas en el mundo de las criptomonedas y la tecnología blockchain.

A punto de iniciar su ronda de financiamiento colectivo este 25 de abril, Sikoba basa su propuesta en proveer una plataforma blockchain que los usuarios puedan utilizar para establecer, registrar y ejecutar contratos mutuos de créditos y así potenciar diversas economías donde los instrumentos crediticios bancarios no son una opción.

Más en específico, a través de la blockchain de Sikoba un par de usuarios que poseen confianza mutua en el mundo real pueden registrar la ejecución de un contrato crediticio con las condiciones, fechas de pago, intereses, métodos de pago y demás detalles. Al tener este registro en una cadena de bloques inmutable, los usuarios pueden acudir a él en cualquier momento para su revisión y resolución de conflictos, al mismo tiempo que la ejecución de contratos inteligentes les permite que los pagos puedan ser ejecutados en monedas fiduciarias, bienes, materias primas, criptomonedas y hasta en los tokens y activos digitales de Sikoba (SKO).

Un caldo de cultivo para los microcréditos

Un microcrédito se refiere a la extensión de préstamos pequeños o muy pequeños a prestatarios de bajos recursos, típicamente microempresas en economías emergentes, que normalmente no serían elegibles para un crédito bancario porque carecen de garantías. Además, la mayoría de los bancos no estarían interesados en conceder préstamos tan pequeños, ya que no sería rentable para dichas instituciones. El tamaño del mercado mundial de microfinanzas se estimó en 87.000 millones de dólares en 2014 y actualmente está creciendo en torno al 10-15% al año.

Por supuesto, el uso de esta plataforma en la emisión de microcréditos es una de las principales aplicaciones que Sikoba presenta, siendo esta herramienta una base técnica bastante propicia para impulsar este tipo de iniciativas financieras en economías emergentes donde los bancos e instituciones crediticias no ofrecen sus productos y los usuarios deben solicitar y emitir créditos entre ellos mismos.

La observación clave que se debe hacer acerca de los microcréditos es que a menudo traen el dinero del banco a las comunidades que en su mayoría hacen negocios locales. Dichos negocios no necesariamente requieren dinero bancario, ya que los pagos locales pueden ser reemplazados por acuerdos locales de crédito. Sikoba, al presentar a los usuarios la flexibilidad de establecer sus propios acuerdos respecto a los métodos de pago entre las partes, proveerá una plataforma para exactamente impulsar la aparición de créditos en estas economías hasta ahora menos desarrolladas.

El equipo de Sikoba comprende claramente el potencial de un sistema como este no sólo para las personas que pueden obtener créditos, sino también para los prestatarios. Igualmente, reconoce el potencial de esta herramienta para ser usada en localidades donde el flujo económico depende mucho más en acuerdos locales que en instrumentos bancarios.

En las economías emergentes, especialmente en las zonas remotas, los negocios son mucho más locales de lo que estamos acostumbrados en Europa y en otras regiones desarrolladas. Por esa razón, las redes de artesanos y pequeñas empresas tendrán un fuerte incentivo para probar alternativas a los microcréditos, y creemos que Sikoba será ideal para eso.

Sikoba

Un término muy asociado a Sikoba es el de “la banca sin dinero”, donde precisamente la utilización de instrumentos bancarios y de herramientas de registros crediticios es la apuesta de este proyecto blockchain antes que la simple emisión de criptomonedas para ejecutar pagos.

Al establecer una red donde los registros inmutables en la blockchain y la libertad de usar monedas fiduciarias, criptomonedas, bienes, mercancías y hasta servicios como formas de pago, Sikoba planta una base que bien puede ser usada como un estándar de la banca global en el futuro.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: