La economía de los memes es un término que toma mayor popularidad en el ecosistema de las criptomonedas, espacio donde justamente ha surgido esta modalidad de crear activos digitales cuyo nombre parte de los memes. De entre las alternativas ya existentes en este círculo hoy se anuncia un nuevo integrante; se trata del vocablo ‘Covfefe‘, el cual fue escrito de manera errónea por el presidente Donald Trump a finales de mayo, y que hoy ya cuenta con su propio token criptográfico.

Inicialmente visto solo como un typo o error de escritura en un tweet, el término ‘Covfefe’ pasó de inmediato a convertirse en tendencia en las redes sociales y a generar gran cantidad de burlas, por supuesto gracias al gran impacto mediático que posee Donald Trump en los medios. Sin embargo, lo sorprendente es la velocidad con que el término logró trasladarse al ecosistema de las criptomonedas, puesto que apenas horas después de haber sido publicado el tweet, ya ‘Covfefe’ era un token digital creado en la blockchain de Ethereum.

Jeff Garzik, respetado actor dentro del mundo de las criptomonedas, prometió donar 1 ETH a quien crease y lanzase el token Covfefe en la plataforma de Ethereum, (unos 260 US$ al momento de publicar esta nota). Acto seguido Jacob Horne, un ciudadano australiano empleado de Coinbase, respondió a Garzik con la dirección del contrato en la blockchain de Ethereum que contiene la información referente a dicho activo digital.

El contrato registra la creación del token Covfefe en la plataforma de Ethereum con una cantidad finita de mil millones de monedas. Hasta ahora no hay suficiente información sobre si será realizada una Oferta Inicial de Monedas (ICO) para los usuarios que deseen invertir en este activo digital.

Covfefe y la economía de los memes

El vocablo ‘inventado’ por Donald Trump ganó popularidad rápidamente y se convirtió en un activo digital en la blockchain de Ethereum, así como también  fue utilizado para nombrar la versión 1.6.3 del cliente Geth de dicha plataforma. Sin embargo, otros ejemplos ya conocidos han dado cuerpo a este término de la economía de los memes.

Las cartas digitales de los Rare Pepes, activos digitales que se registran en la plataforma de Counterparty, son quizá el ejemplo más llamativo de este tipo de iniciativas que hoy no solo crecen en número, sino también en popularidad y capitalización de mercado. Otras criptomonedas han tomado directamente los nombres de políticos para llamar la atención, como es el caso de Trumpcoin, LePen, President Clinton, President Sanders y PutinCoin, entre otros; por supuesto todos ellos partiendo desde la perspectiva de la comedia, de los memes.

Dogecoin, la primera criptomoneda en tomar un meme como inspiración para su nombre, se ha mantenido entre las altcoins más populares desde los primeros años de existencia del ecosistema. Sin embargo, ha sido la llegada de los tokens o activos digitales, hoy mucho más fáciles de crear gracias a plataformas como Ethereum y Counteparty, quienes han dado cabida a esta frase de la economía de los memes.

La rápida proliferación de este tipo de tokens inspirados en memes, es una oportunidad para que nuevos usuarios ajenos al ecosistema de las criptomonedas puedan empezar a conocer estos nacientes espacios donde no solo la creatividad y la diversión son requisitos, sino que también la oportunidad de crear valor está presente gracias al empleo de registros inmutables, contratos inteligentes y pagos con tokens digitales.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: