Blockchain ha llegado a las pasarelas de la moda para quedarse. Ahora, Provenance apuesta por la transparencia en la adquisición y registro de productos y materiales de la industria, con la ayuda de la casa de alta costura londinense Martine Jaarlgaard y la Agencia de Innovación de la moda.

La propuesta surge de Neliana Fuenmayor, diseñadora de modas empleada en Provenance. La compañía ha dispuesto sus soluciones blockchain para la creación de un prototipo de tecnología de contabilidad distribuida que ayudará a registrar y auditar los datos de la cantidad y localización de las materias primas que se utilizan en la industria moda, así como los reclamos de clientes sobre prendas cuyos componentes sean dañinos o anti-éticos.

Fuenmayor explica que esta iniciativa se ha dado debido a que las cadenas de suministro y financiación de materia prima para la realización de prendas son sumamente complejas. Además, la falta de parámetros ha convertido al mundo de la moda en la segunda industria más contaminante del planeta, solamente superada por el petróleo.

Esta realidad ha encendido las alarmas en el sector. Trabajando en pro de conseguir mayor transparencia en la cadena de suministros, ahora existen iniciativas para verificar y comprobar que todos los materiales usados sean producidos de manera ética y con productos orgánicos, como el movimiento #whomademyclothes.

La diseñadora comentó que se realizarán pruebas de concepto de la mano del director de Martine Jaarlgard y de la Agencia de Innovación,  para el mercadeo de materiales y de productos ya finalizados. “El piloto(…) realizará un seguimiento de las prendas desde la granja hasta la producción y más allá”, aseguró Fuenmayor.

Hemos pasado los últimos meses trabajando en un primer piloto mundial de moda que pretende dar voz a todos los negocios a lo largo de toda la cadena de suministro, mientras demuestra el papel revolucionario de blockchain en la transparencia. El piloto, en colaboración con la directora creativa, Martine Jaarlgaard y la Agencia de Innovación de Moda, realizará un seguimiento de las prendas desde la granja hasta la producción y más allá, todas registradas en la cadena de bloques con los correspondientes reclamos, volúmenes y datos de ubicación.

Neliana Fuenmayor

Diseñadora de modas

El piloto será presentado como una “prenda blockchain” en el evento Copenhagen Fashion Summit el próximo 11 de mayo. El proyecto representará el trabajo realizado el Laboratorio de Soluciones de Provenance, con el objetivo de crear el impacto suficiente para que otras empresas de la industria se unan a la campaña y hagan de la “transparencia una tendencia”.

Asimismo, para Fuenmayor, activista de #whomademyclothes y fundadora de A transparent company, saber de dónde proviene la ropa y cómo ha sido confeccionada es de gran importancia para que el mercado de las pasarelas. Además, espera que este tipo de proyectos sirvan para un comercio más justo que respete los derechos de todos y no dañe el medio ambiente.

Mi razonamiento detrás de esto es que si tenemos la información correcta en el momento correcto podríamos conectarse al producto con una comprensión más profunda de su origen y de su transporte. Esta información está disponible para nosotros como consumidores de hoy, y las marcas puede dar un paso hacia el futuro de la transparencia más pronto que tarde.

Neliana Fuenmayor

Diseñadora de modas, Provenance

La tecnología blockchain ya ha sido utilizada con anterioridad como herramienta para la salvaguarda de la transparencia, ya que debido a sus procesos de registro, verificación, autentificación y su posibilidad para auditar; así como su carácter público, permiten prevalecer la visibilidad de las operaciones. Por ello, Deloitte habría propuesto recientemente a blockchain como herramienta para maximizar la economía de confianza.

¿Disfrutaste leyendo este artículo?
Agradece a con una propina: