El magnate financiero de Hong Kong, Wong Yuk Kwan, presidente ejecutivo de Pearl Oriental Oil Group, fue recientemente rescatado de secuestradores y se encuentra actualmente descansando y siendo tratado en el Hospital General Budista Tzu Chi en Taipei.

La policía cuenta que Wong, un hombre de 67 años, fue encontrado con algunos moretones, pero en buenas condiciones, en un pequeño cuarto de una casa en construcción en el condado de Yunlin, al centro sur de Taiwan, tras haber sido secuestrado desde el 20 de septiembre.

La policía arrestó a 15 sospechosos, incluyendo a un jefe de la aldea en el condado, cuatro de los cuales fueron llevados a detención, dos fueron liberados bajo fianza y otros seis fueron liberados. Los tres restantes aún continúan bajo investigación.

¿Por qué esta es una noticia importante para el ecosistema Bitcoin?

La comunidad bitcoin y de demás monedas alternativas descentralizadas, por lo general ha estado alineada bajo una postura libertaria, antigubernamental, antibancaria y a veces hasta antiestatista. Gran parte de las iniciativas de empresas que trabajan con tecnología blockchain, nacen como una reacción al poder central y de estructura vertical de mando del Estado y las instituciones financieras tradicionales.

Bitcoin ha buscado acercar el poder sobre sus actividades financieras a aquellos mismos quienes las ejercen: los individuos. Las tecnologías financieras abren la posibilidad de una democratización de la economía, pues hace a los individuos dueños de sus propias relaciones mercantiles sin la necesidad de intermediaciones y control de ninguna organización; solo tecnología.

Además, el carácter anónimo de las transacciones en la blockchain, surge como una respuesta a la creciente invasión de la privacidad por parte de organismos gubernamentales, quienes cada vez aumentan más sus tecnologías de vigilancia y control sobre los individuos.

En muchos casos, se ha identificado una reticencia creciente a cualquier contacto con aparatos estatales, tanto por la ineficiencia y lentitud propia de la organización burocrática estatal, así como también por los crecientes controles que se ejercen sobre los individuos. En pocas palabras: Bitcoin lucha por la libertad individual.

Uno de los puntos de discusión que mayor conflicto ha creado entre los entusiastas de las criptomonedas y sus detractores ha sido el tema de la regulación. Mucho se ha argumentado a este respecto desde los dos lados de la contienda, ambos con algunos razonamientos de peso, pero también con juicios falaces, débiles o inocentes.

La regulación de la moneda es sin duda un tema que ha suscitado escozor en diversas partes del mundo. Es evidente que el estado actual de la divisa digital es sumamente prematuro y que una regulación muy estricta podría truncar el desarrollo ulterior de una tecnología de la cual no se conocen aún todas sus posibles potencialidades.

Sin embargo, el tema de la regulación es de una complejidad enorme pues, a pesar de existir quien solo busca impedir el crecimiento de las nuevas tecnologías financieras con el objetivo de garantizar la conservación de alguna posición hegemónica, no se puede negar las facilidades que presta el efectivo digital para concretar con rapidez y anonimato el intercambio criminal.

Los secuestradores del magnate chino pidieron que el pago del rescate fuera realizado en divisas de internet; específicamente, 9.03 millones de dólares en bitcoins. Si bien el pago en criptomonedas nunca llegó a concretarse, este evento invita a que la mente se abra a la reflexión.

Puede que las criptodivisas sean un estandarte para el ala más radical del liberalismo político y el antiestatismo. Y, desde estas trincheras, siempre se defenderá la búsqueda del mayor alcance de libertad para los individuos. Sin embargo, vuelve a presentarse la eterna disyuntiva en torno a qué hacer cuando la libertad de acción de un individuo afecta directamente a la libertad de otro.

Hace pocas semanas, surgió una nueva iniciativa en el ecosistema bitcoin llamada Blockchain Alliance. La Blockchain Alliance surge con la unión de grandes compañías del mundo de las criptomonedas –Coinbase, BitFury, Kraken, por mencionar algunas- con el fin de ayudar a combatir la actividad criminal dentro de la blockchain.

Buscan proveer un espacio para el diálogo abierto entre la industria y los organismos reguladores y policiales para ayudar a eliminar los actos delictivos en la cadena de bloques de bitcoin y limpiar el nombre de la moneda virtual.

Las leyes, por más irracionales, rígidas y artificiales que puedan parecernos en algunos momentos, fueron creadas con el fin de regular las acciones que se dan en el espacio de interacción entre los hombres. Si no hay reglas de convivencia que delimiten el accionar humano, es muy posible que muchos se aprovechen del vacío normativo para abusar de su libertad y ejercer dominio sobre otro. Y aunque esto ya es de por sí de esa manera con la relación gobernante-gobernado, la inexistencia de un marco regulatorio formal podría conducir a una guerra de todos contra todos, como el pensador inglés Thomas Hobbes describiera, su Estado de Naturaleza.

Los secuestros, sicariatos, timos o cualquier actividad que violente la integridad física o mercantil de algún individuo no deben ser ignorados. Esta es una de las aristas en las que la reticencia ante la regulación gubernamental no puede ser tan radical. La lucha contra estos criminales debe ser eficaz y la comunidad bitcoin no debe contribuir a su proliferación. Este evento supone un punto a ser trabajado por la Blockchain Alliance con el fin de mitigar que Bitcoin sea conocido por la facilidad que pueda prestar para este tipo de actividades.

Scan to Donate Bitcoin
¿Disfrutaste leyendo este artículo? Agradece a con una propina:
Bitcoin 12QLzthbYPmA8H19M4wPL1jfGDAp6zP7zu
DAR PROPINA