La Corte Federal de Manhattan declaró culpable a Trendon Shavers por los cargos de fraude fiscal federal y fue sentenciado a 18 meses de cárcel; también a retribuir la suma de 1,2 millones de dólares en pérdidas a los 48 inversores implicados.

La sentencia, que fue dictada por el juez Lewis A. Kaplan, es la primera sentencia federal estadounidense que involucra a Bitcoin. Sin embargo, no es la primera sentencia relacionada con bitcoins que se le impone al acusado, quien ha enfrentado varios problemas legales desde que fue investigado por su empresa de inversiones en bitcoins Bitcoin Savings and Trust (BTCST) en 2011 por fraudes en una corte del estado de Texas.

Según información del caso, el acusado manejaba una empresa de inversión en bitcoins anteriormente, donde prometía a sus inversores ganancias de 7% semanales y devoluciones de hasta 3% a finales de año. Está empresa fue acusada en 2013 por la Securities and Exchange Commission (SEC) de violación de leyes anti-fraude y del registro de disposiciones de la ley de seguridad fiscal.

Finalmente, Shavers fue ordenado por la comisión a pagar más de 40 millones de dólares en demanda civil; además de pagar una sanción por 150 mil dólares. La demanda generó una orden para que se congelaran todas las actividades comerciales de Shaver y su empresa, con la intención de que fuese cerrada permanentemente y fuese acusado de fraude por ganancias de intereses mal generados.

A pesar de salir de los problemas legales a nivel estatal, Shavers, fue acusado en julio del 2015 por un fiscal federal por delitos fiscales y estafa, cada uno teniendo una pena máxima de 20 años y posibles pagos de más de 5 millones de dólares.

En julio comenzó el juicio y en noviembre del mismo año fue arrestado por los cargos. Sin embargo, gracias a un acuerdo con el fiscal acordó declararse culpable por los cargos de delitos fiscales, si le disminuían la sentencia. Fue soltado 6 días después bajo fianza para iniciar el proceso de juicio por cargos federales de seguridad. El acuerdo firmado por Shavers recomendaba que fuese puesto en prisión por 3 años y prohibía que se apelara cualquier sentencia dentro de los primeros 41 meses.

Según información del Fiscal del Estado, Preet Bharara, el acusado Trendon Shavers estuvo implicado en un fraude de inversión en bitcoins de tipo esquema de Ponzi; donde simplemente recibía dinero del inversor B para pagarle al inversor A.

El acusado reportó tener en su poder al menos 146 mil bitcoins -más de 33 millones de dólares al cambio del momento- que utilizó en gastos personales, incluyendo un carro BMW, cenas de mil dólares en Las Vegas, tratamientos en spas, visitas en casinos, alquileres y comida.

Los fiscales declararon que el acusado mantuvo un caso clásico del esquema de Ponzi, valiéndose del uso de bitcoins para ofrecer altas tasas de retorno en bitcoins y los inversores vieron un gran negocio.

Se estima que al momento del delito, durante el año 2011, Trendon Shavers manejó el 7% de todo los bitcoins existentes en el mercado de entonces.

La sentencia federal estipuló 18 meses de prisión, y el juez sentenció al pago de 1.2 millones de dólares a los 48 inversores afectados.