Toomas Hendrik Ilves, quien fuera presidente de Estonia entre 2006 y 2016, asumirá el liderazgo del Consejo para el Futuro y Desarrollo de la Blockchain, un equipo operativo adscrito al Foro Económico Mundial. La iniciativa se suscribe en la red conocida como The Global Agenda Councils, un conjunto de grupos especializados “que estudian los asuntos de más relevancia que enfrenta el mundo” y que busca “interconectar a los principales líderes en los sectores que pueden cambiar al mundo a través de la innovación”.

El antiguo Jefe de Estado se suma a una lista de perfiles de alto renombre en el mundo financiero y científico, como el banquero de Barclays Jeremy Wilson, el investigador Lee Xiaodong y el ejecutivo Tim Baker; todos miembros de este equipo, que según reza en el sitio web del Foro Económico Mundial, se dedicará a “estudiar cómo la blockchain impacta en la cultura, la industria y la gobernabilidad en el mundo”. El grupo tendrá su primera reunión en Dubai, esta misma semana durante un evento organizado por el propio Foro Económico Mundial.

Aún así, el propio Foro Económico Mundial señala que el consejo, más que enfocarse en los aspectos económicos de la blockchain se centrará en el ámbito de la gobernanza. Por su parte, Hendrik Ilves aseguró que “este consejo jugará un rol fundamental en la aplicación de la blockchain para reforzar la seguridad en Internet”.

No es la primera iniciativa vinculada a la blockchain que lanza el Foro Económico Mundial. El pasado mes de febrero la organización incluyó a la blockchain dentro de su proyecto para Innovaciones Disruptivas en Servicios Financieros.

Un político pro-blockchain

Hendrik, un consumado político y diplomático estonio, fue Ministro de Relaciones Exteriores de su país antes de llegar a la Jefatura de Estado, posición desde la que se convirtió en el principal negociador para la incorporación de Estonia a la Eurozona, la región de países europeos donde circula el Euro. Su gobierno se caracterizó por mantener a Estonia en la vanguardia tecnológica. De hecho, entre las últimas medidas que promovió en la presidencia de dicho país, estuvo la de adoptar una plataforma blockchain para gestionar el registro de los pacientes del servicio de sanidad pública del país.

En general, el gobierno de Ilves se caracterizó por una positiva valoración de la tecnología Bitcoin y hasta llegó a proclamarse como “el primer gobierno en adoptar abiertamente la blockchain como tecnología”, según recoge Bitcoins.com. El propio ex presidente estonio aseguró que “la blockchain, con su capacidad para la organización y preservación de datos, es una las tecnologías más prometedoras que tiene el mundo actual”.

La proximidad de Hendrik a las nuevas tecnologías forma parte de su imágen política. En una entrevista concedida a The Guardian, el entonces presidente de Estonia aseguró que “pasó 10 años construyendo un gobierno abierto, que asumiera las nuevas tecnologías como parte de su realidad” y se distanció de las regulaciones que tradicionalmente son impuestas al Internet por parte de grandes potencias como Rusia y China.

Cada vez son más los políticas, empresarios e inversores de renombre que se suman a organizaciones e iniciativas dedicadas al desarrollo de la tecnología blockchain en varias partes del mundo. La inclusión de importantes nombres a al ecosistema de la cadena de bloques, sirve como un añadido de confianza a las sociedades y empresas a apostar por la innovación que traen dichas tecnologías.