Ross Ulbricht, quien fuera el creador del portal de venta de drogas de la darknet, Silk Road, ha apelado contra la sentencia que lo condena a cadena perpetua.

Tras casi un año de que se le dictaminara sentencia al creador de una de las páginas webs más polémicas del mercado negro cibernético, muchos son los detalles y eventos turbios que se han ido revelando en el camino.

El día martes 12 de enero, la defensa de Ulbricht introdujo un documento de 145 páginas llamando a un nuevo juicio en el Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos. Esto con el fin de rechazar la sentencia de la Juez de Distrito, Katherine Forrest, que declaraba al hombre de 31 años culpable de los 7 cargos que se le acusaban, entre los que se incluyen lavado de dinero, tráfico de narcóticos y hacking computacional.

La apelación expone que muchos abusos e ilegalidades sucedieron durante la investigación y el juicio. El argumento de mayor peso que presenta la apelación es la supresión de información por parte de la corte con respecto a los agentes federales y de la DEA que robaron bitcoins del sitio y los intentos de extorsión que realizaron.

El ex-agente del Servicio Secreto, Shaun Bridges, fue condenado a casi seis años de prisión tras haber sido hallado culpable de robar 20.000 bitcoins durante la investigación, de haber lavado dinero y obstruir la justicia. Por su parte, al ex agente de la DEA, Carl Force, se le condenó bajo los cargos de extorsión, lavado de dinero y obstrucción de la justicia, utilizando pseudónimos para extorsionar a Ulbricht durante el proceso investigativo.

En la apelación, estos hechos resaltan como pruebas fundamentales y de innegable notoriedad que debieron ser considerados por la corte a la hora de pronunciar su sentencia. Sin embargo, cuando se llevó el proceso tribunalicio, estas evidencias fueron ocultadas, no revelándose sino meses después de que los jueces ya habían condenado a Ulbricht a permanecer el resto de sus días tras las rejas. El abogado principal de Ulbricht, Joshua Dratel, establece:

En una medida significativa, la magnitud y, en algunos respectos, la naturaleza de la conducta desviada de Force, así como también la participación de Bridges, fue ocultada por el gobierno a la defensa y a la Corte en este caso hasta el final del juicio. Al contrario de los alegatos del gobierno y la decisión de la corte, la evidencia de la corrupción de Force (y Bridges) eran tanto material como exculpatorio. Joshua Dratel

Según establece Dratel, la Jueza Forrest evitó que la defensa presentara evidencias relacionadas a los agentes corruptos en el juicio, luego de que el gobierno dijera que se necesitaba mantener en secreto la investigación de corrupción. De igual manera, comentó que la defensa no era consciente de que Bridges se encontraba involucrado en los actos delictivos sino después del juicio, alegando además que ya no se necesitaba mantener el secreto de la investigación pues la misma ya era pública cuando el juicio de Ulbricht comenzó y Force era consciente de ello.

Sobre estos alegatos, Dratel argumenta que la evidencia relacionada a los agentes corruptos hubiera sido de suma relevancia cuando el juicio se realizó en Manhattan, dado que el caso Silk Road era una investigación coordinada por varios distritos federales. Además, se dice que Force y Bridges pudieron haber hecho más que robar dinero en su acceso a la página, como fabricar evidencia o manipular los registros de la data interna del sitio.

En el documento también se pide que el nuevo juicio sea llevado por un juez diferente a Forrest. Califican la cadena perpetua a Ulbricht como irracional puesto que la juez permitió que el gobierno agregara como evidencia 6 muertes por sobredosis por supuestas drogas compradas en Silk Road, pruebas que la defensa de Ulbricht rechazó pues el joven no vendía narcóticos; solo creó la plataforma para su intercambio en la red.

Además, reclaman que la juez aceptó como evidencia información tomada de manera ilegal de las cuentas de Facebook y Gmail de Ulbricht, luego que las autoridades violaran la seguridad de la laptop personal de Ulbricht sin tener una orden judicial para hacerlo; violando sus derechos de privacidad garantizados por la cuarta enmienda.

Por otro lado, la Juez Forrest rechazó el testimonio de un miembro del personal de Silk Road, en el cual se estableció que múltiples personas condujeron Silk Road bajo el pseudónimo único de Dread Pirate Roberts, pseudónimo que se le adjudica exclusivamente a Ulbricht. Esto podría demostrar que él no fue el único administrador de la página. Además, Forrest denegó a Dratel que dos testigos expertos, entre los que se incluía a Andreas Antonopoulus, pasaran a declarar al estrado, aduciendo que sus declaraciones serían irrelevantes y que la defensa solicitó sus testimonios con poco tiempo de antelación.

Entre este y otros argumentos discurre el documento introducido este martes. Como puede apreciarse en los alegatos esgrimidos por el abogado principal de Ulbricht, la posición parcializada de la jueza Forrest es sumamente evidente, posición que no corresponde a un representante de la supuestamente ciega justicia. En un artículo previo, comentábamos que la cadena perpetua a Ulbricht era una condena meramente disuasiva, no obstante desproporcionada, para evitar que otras personas emularan negocios similares a los de Silk Road.

El fallo sobre esta apelación debe ser juzgado en los próximos meses. Hasta entonces, Ulbricht seguirá cumpliendo la condena a la que fue sentenciado hace 8 meses. De igual manera, el caso de extradición de Gary Davis sigue abierto, por lo que actualmente existen dos procesos judiciales relacionados con Silk Road en curso.

Si deseas leer el documento de apelación introducido por la defensa de Ulbricht, podrás hacerlo a continuación:

Scan to Donate Bitcoin
¿Disfrutaste leyendo este artículo? Agradece a con una propina:
Bitcoin 12QLzthbYPmA8H19M4wPL1jfGDAp6zP7zu
DAR PROPINA