El pasado 5 de Febrero de 2016, unos cibercriminales encriptaron toda la información del Centro Médico Presbiteriano Hollywood y quitaron el acceso a todo el sistema del centro de salud. Los perpetradores pidieron como rescate 9.000 BTC (alrededor de 3,6 millones de dólares) para liberar toda la información y dar acceso al equipo de informática del centro de Salud.

Papel y lápiz contra la tecnología

Como medida de prevención, el hospital declaró una “emergencia interna” y forzaron a todo su equipo a regresar al registro manual de toda la información; retomaron el papel y lápiz, y el uso de teléfonos fijos y faxes para la comunicación.

El equipo técnico del hospital supone que el sistema fue hackeado a través de descargas maliciosas, lo que hizo que el virus se instalara automáticamente en el sistema y comenzara a encriptar todos los archivos disponibles.

Según información de NBC, el presidente y CEO del Hospital, Allen Stefanek, dijo qué algunos “problemas técnicos” fueron encontrados la semana pasada, lo que llevó a una llamada de emergencia al equipo forense-cibernético del FBI y al Departamento Policial de Los Ángeles.

El FBI quiere más respuestas

El FBI inició la investigación para tratar de averiguar quiénes fueron los perpetradores del ataque cibernético e indagar sobre los motivos del ataque. Aunque Allen Stefanek dijo a NBC4 que: “En este momento, no tenemos ninguna evidencia de que el motivo del ataque sea un acceso sin autorización o extracción por parte del atacante de alguna información de un paciente o empleado”. No se puede asegurar si la información de algún empleado fue robada.

Aunque se espera que el FBI logre encontrar a los criminales, no existe ninguna garantía de que se pueda recuperar toda la información que fue afectada. Esta agresión al centro de salud se une una gran lista de ataques cibernéticos en los que se ha visto involucrado el uso de las criptomonedas; y en especial, los bitcoins.

Bitcoins por información: nuevo método de ciber-ataque

Este método de ataque cibernético, mejor conocido como ‘ransomware’, en el que se pide como recompensa una cierta cantidad de bitcoins para rescatar o recuperar información, se ha hecho más evidente en los últimos años. Igualmente, se cree que el creciente uso de los bitcoins, dentro este tipo de actividades, está ligado a su facilidad para mantener el anonimato de las personas que realizan transacciones con esta criptomoneda.

La Unión Europea (UE) lleva tiempo intentando eliminar el anonimato en este tipo transacciones como medida para identificar y perseguir las redes terroristas, ya que alega que son utilizadas como las nuevas herramientas financieras y modos de pago para el financiamiento terrorista.