El uso del bitcoin y las criptomonedas cada vez se extiende a más compañías que ven en ellas una ventaja como medio de pago. Esta vez le ha llegado el turno a Japón, pues a partir de noviembre unas 10 mil personas residentes de las regiones de Kanto (que engloba a Tokyo), Kansai y Chubu, todas grandes regiones de la principal isla de Japón, Honshu; podrán pagar sus facturas eléctricas utilizando bitcoins y además ganar descuentos con ello.

Con la meta de llevar este nuevo servicio a los clientes, según indica TJT, la empresa ResuPress Inc.,  startup bitcoin con sede en Tokyo, se ha aliado con Mitsuwa Sangyo Co., un vendedor de gas propano, para así proporcionar energía generada por Marubeni Corp., líder energético del país.

ResuPress, que es también la creadora de la cartera bitcoin Coincheck, pretende promover el uso de la criptomoneda en dos modalidades de pago: una donde los nuevos usuarios podrán pagar con yenes y conseguir un reembolso del 4 al 6% en bitcoins, y otra dirigida a los más expertos en moneda digital, que les permitirá pagar sus facturas con bitcoins en lugar de yenes. Según la compañía, la primera opción permitirá a los clientes conocer la criptomoneda y, por tanto, utilizarla más tarde al percatarse de sus beneficios.

El uso de Bitcoin ha estado creciendo rápidamente en todo el mundo, pero todavía hay pocos lugares en Japón donde se puede utilizar.

Koichiro Wada

Director de ResuPress

Y es que en este país asiático aún está presente la sombra que dejó atrás la casa de cambio Mt. Gox, que pese a ser la que en 2013 manejó el 70% de todas las transacciones Bitcoin, para el año siguiente simplemente desapareció con los fondos de muchos de sus clientes, quienes aún no han podido recuperarlos.

Esta iniciativa de ResuPress podría devolver un poco de la confianza perdida de los japoneses hacia el bitcoin, así como las nuevas regulaciones que está planeando la Agencia de Servicios Financieros en el país. Sin duda el bitcoin es una forma de pago confiable, y así lo han descubierto en países como Estados Unidos, donde muchos usuarios ya pueden pagar el combustible con bitcoins; en la India, que aumenta cada vez más su uso para pagar servicios básicos, y en Australia, donde los ciudadanos ya pueden pagar casi cualquier cosa con la moneda digital.

Una iniciativa incluso más cercana a esta se encuentra en Hannover, Alemania, donde los clientes de Enercity ya pueden pagar sus facturas de gas, calefacción, agua potable y electricidad utilizando la criptomoneda. Seguramente estos esfuerzos seguirán multiplicándose en otros lugares del mundo.