Hasta los momentos, cada país ha escogido su posición legal con respecto a Bitcoin y las demás criptomonedas, dado que estas promueven la descentralización y no están atadas a ningún gobierno u organismo en ningún territorio. Algunos han decidido declararlas ilegales, mientras que otros están explorando las regulaciones más adecuadas y los demás, sencillamente, no se han pronunciado al respecto.

Australia es uno de los que más se abrazado tanto a la blockchain como a las criptomonedas, hasta tal punto que incluso sus ciudadanos ya pueden pagar con bitcoins y dash diversos servicios. Pero esto no significa que las regulaciones para esta tecnología no le preocupen, tal como acaba de demostrar el Consejo Australiano de Normas de Contabilidad (AASB), que ha publicado un documento de posición con respecto a las medidas que deberían establecerse para las monedas digitales en las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS) adoptadas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB).

Según este organismo perteneciente al gobierno australiano, la orientación que brindan estas normas, que son el estándar de la práctica contable en al menos 75 países incluyendo la Unión Europea, resulta muy poco clara respecto a la moneda digital y cómo se le debería tratar a efectos prácticos.

En nuestra opinión, existe una falta de orientación clara en las IFRS y, como consecuencia, las monedas digitales podrían contabilizarse de acuerdo con la NIC 2 Inventarios o la NIC 38 Activos intangibles, según ciertos hechos y circunstancias (…) no existe un estándar contable que trate de inversiones en activos intangibles u otros tipos de activos comerciales que no sean instrumentos financieros o de inventario. Por lo tanto, recomendamos que el IASB elabore un estándar que abordaría la contabilidad de inversiones en activos intangibles y materias primas.

Consejo Australiano de Normas de Contabilidad

Este informe ha sido preparado para su próxima reunión en el Foro Consultivo de Normas de Contabilidad (ASAF), un cuerpo del IASB; que será llevado a cabo los próximos 8 y 9 de diciembre en Londres. Durante su segundo día planean tratar específicamente el tema de las criptomonedas con los miembros del foro, que discutirán si estas deben ser tratadas o no como activos financieros. Al menos, ya sabemos que Australia piensa que las monedas digitales deberían tener medidas especializadas, pero si estas acaban beneficiando o no al ecosistema está por verse.

De momento, por su cuenta, Australia ya está buscando incluir la moneda digital en sus leyes contra el lavado de dinero, mientras que otros organismos en diversos países ya se le han adelantado en materia de regulación Bitcoin. Precisamente sobre normas contables, en Estados Unidos el Servicio de Impuestos Internos acaba de solicitar las transacciones de los últimos tres años a la casa de cambio Coinbase, una medida que se considera más bien drástica.

Debido a su evidente predilección por las criptomonedas, podemos concluir que cualquier sugerencia por parte de Australia será más suficiente que estricta, pero sólo el próximo mes podremos averiguar el resultado de esta nueva recomendación.