El pasado 31 de mayo se dio a conocer que un grupo de asesores del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sostuvieron reuniones con representantes del célebre Consorcio R3 y otras empresas vinculadas con la blockchain. El encuentro tuvo lugar en la Academia Nacional de Ciencias en Washington, DC  a principios del mes y participaron del mismo el Director General de R3, Tim Great y  Jerry Brito, director ejecutivo de Coin Center.

También acudieron figuras más enfocadas en el ámbito científico y de desarrollo como Joseph Bonneau, investigador del Applied Crypto Group que tiene sede en la Universidad de Stanford; y Simon Johnson, profesor de Empresa de la Sloan School of Management del MIT. Igualmente, estuvo presente el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, entre muchas otras figuras vinculadas a la industria tecnológica.

La actividad habría consistido en un panel que durante una hora presentó la tecnología bitcoin al Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología del Presidente, un organismo público creado en 1976, cuya finalidad es la de mantener una red de consulta a expertos sobre distintos temas que puedan contribuir al desarrollo tecnológico de la nación.

Según Grant, presidente del Consorcio R3, el panel “giró entorno al impacto actual y potencial en la economía de Estados Unidos que tiene el bitcoin y su tecnología”. El ejecutivo y fundador del célebre consorcio para el desarrollo de alternativas con blockchain asegura que los asesores del presidente deseaban estar informados sobre la evolución de la blockchain y sus posibles aplicaciones. “Aún queda por ver que es lo que buscan con esto, pero no hay duda de que el mensaje ha llegado a la Casa Blanca”.

Durante un almuerzo privado después de la sesión, los panelistas respondieron preguntas de los consejeros sobre la tecnología blockchain, según Grant, quien también señala que:  “estaban interesados en la naturaleza criptográfica de la tecnología bitcoin y en cómo la misma podría evitar que catástrofes como la de Lehman Brothers se repitieran”.

“En líneas generales podemos concluir que estamos en el radar de la administración gubernamental” aseguró Grant y rescata como algo positivo que el gobierno: “Esté dispuesto a seguir siendo actualizado sobre esta tecnología para todos los aspectos de la economía”.