Los cuatro principales bancos de Australia serán supervisados muy de cerca por las autoridades por si intentan adquirir empresas fintech y startups desarrolladoras de tecnología blockchain.

La Australian Competition and Consumer Commission (ACCC) es el órgano regulador que velará porque los grandes bancos del país no creen un monopolio de desarrollo tecnológico en el sector financiero, que gracias a las criptomonedas y demás aplicaciones blockchain podrían causar una gran revolución en la industria financiera dentro de los próximos años.

Los bancos en cuestión son el Commonwealth Bank of Australia (CBA), Westpac, National Australia Bank (NAB) y el Australia and New Zealand Banking Group (ANZ), quienes compiten entre sí y dejan muy por detrás a los otros bancos en cuanto a tamaño e innovación en la industria FinTech. Rod Sims, director del organismo señaló que la industria podría incluso verse afectada al no poder adaptarse con la misma velocidad a la implementación de la tecnología blockchain en el área de pagos. Tres de estos bancos mencionados, a excepción del ANZ, forman parte del prestigioso consorcio empresarial e institucional R3CEV.

El director de este organismo ofreció declaraciones a la agencia Reuters al respecto:

Creo que como organización necesitamos observar muy de cerca estas cuestiones. Esto significa realizar juicios a futuro. ¿Serán realmente disruptivas la FinTech y la blockchain en el futuro? Ahora parecen pequeñas, pero cabe preguntarse. ¿Qué posibilidades pueden crear en el futuro?

Rod Sims

Director, Australian Competition and Consumer Commission (ACCC).

Sims señaló que dependiendo del proyecto blockchain que se realice, los grandes bancos podrían tener que recibir obligatoriamente autorización de la Comisión para llevarlos a cabo.

Estos tres bancos integrantes del consorcio R3CEV se encuentran optando por una autorización para negociar colectivamente con Apple para sustentar aplicaciones de pago electrónico en dispositivos iPhone, a pesar de que Apple cuenta con un software para esto, llamado Apple Pay.

Es posible que Australia deba expandir su marco regulatorio de la tecnología más allá del sector bancario, pues las aplicaciones son amplias, incluyendo las áreas de salud y atención médica, registro de documentos, almacenamiento de datos, entre otros. Sin embargo, el país no se encuentra atrasado en este sentido y es uno de los más avanzados en el tema regulatorio. Australia es miembro de un comité técnico internacional que busca fijar estándares globales de uso para la tecnología blockchain, como parte de un proyecto de la International Organization for Standarization (ISO), algo que sin duda coloca al país en clara ventaja sobre otros.

Se puede deducir que la preocupación inicial con la tecnología blockchain surge con una investigación a los bancos del país por el cierre de múltiples cuentas donde diversas compañías especializadas en Bitcoin mantenían sus fondos, cuestión que el senador Matthey Canavan increpó a Rod Sims para que investigara la actitud poco honesta y anticompetitiva, pues los bancos tomaron esta decisión sin ninguna excusa tras supuestamente detectar en estas compañías desarrolladoras de la tecnología Bitcoin una amenaza para los servicios financieros actuales. Sin embargo, las entidades bancarias fueron absueltas de los alegatos tras determinar que las decisiones fueron tomadas en diferentes momentos.