El primero de dos hard-forks planificados para ejecutarse en la red Ethereum, ha sido realizado hoy 18 de octubre. En esta primera bifurcación, los objetivos son de modificar los costos de transacciones y ejecución de contratos inteligentes en la plataforma para evitar protegerse ante ataques de denegación de servicios (DDoS).

La red Ethereum venía sufriendo diversos ataques DDoS en las pasadas semanas, llegando a alargar los tiempos de confirmación de las transacciones y causando inconvenientes a las casas de cambio y usuarios en general. Ante ello, los desarrolladores de los clientes geth, Parity y ethereumj estuvieron actualizando sus respectivos softwares para paliar los ataques, no obstante era necesario una solución definitiva y escalable para detener los ataques.

Fue así que el equipo de desarrolladores de Ethereum planteó la ejecución de un par de hard-forks: el primero para aumentar los costos de transacciones y el segundo para eliminar de la red cuentas y contratos creados durante los ataques que terminaron inflando el tamaño de la blockchain de la plataforma. Justamente hoy, ha sido concretada la primera bifurcación con el minado del bloque número 2.463.000 en la cadena.

La propuesta EIP 150 ejecutada en dicho hard-fork, fue presentada por el fundador Vitalik Buterin y básicamente aumenta el costo del gas (término usado en la comunidad de Ethereum para las comisiones de la red) en todas las operaciones que se ejecutan en la plataforma, ya sea relacionadas con las transacciones como con los contratos inteligentes.

Un nuevo hard-fork para Ethereum

Esta reciente bifurcación es la segunda que se ejecuta en la plataforma en tan solo meses, puesto que el pasado julion Ethereum realizó un hard-fork para rescatar los fondos atrapados de The DAO, una medida que provocó muchas críticas en la comunidad de las criptomonedas y terminó por dar vida a Ethereum Classic, una versión de la plataforma que hace vida en la cadena de bloques que debía ser desechada.

A pesar de que los fantasmas de ese polémico hard-fork todavía estaban algo frescos, en esta oportunidad quedó bastante claro que la medida no era más que una simple actualización por parte de la plataforma y que no había cabida a un debate en el que además de dividir la cadena de bloques, también se dividiese la comunidad.

Aunque todavía no han sido establecidos los detalles del segundo hard-fork de este ciclo, en el blog del proyecto Ethereum se ha publicado una serie de respuestas a preguntas frecuentes relacionadas con la ejecución de la próxima bifurcación, en la que básicamente se busca limpiar la blockchain de las cuentas, contratos y demás información generada durante los ataques.

Los mineros que no hayan actualizado el software de sus clientes a la última versión correspondiente, presenciarán inconvenientes en la sincronización a la blockchain de Ethereum, así como en la realización de transacciones y contratos inteligentes. No obstante dichos percances son solo temporales y pueden ser fácilmente superados al realizar la actualización pertinente.