El hecho de que el bitcoin se mueva como un token y no como una cifra -que es como se mueve el dinero fiduciario que tenemos hoy en día- permite la divisibilidad de cada una de las monedas que circulan por las cadenas de la blockchain. Esta circunstancia, tal y como explicó ayer Adán Sánchez, de Stampery, es una herramienta fundamental para que los estados puedan controlar los flujos de dinero.

Sánchez pronunció estas palabras en el desayuno que la consultora global de innovación Opinno organizó el miércoles en su sede de Madrid, orientado en analizar el impacto de la blockchain de Bitcoin más allá de las monedas digitales y cómo está transformando los diferentes sectores de la economía. Tal y como confirmó a Criptonoticias el CEO de Opinno, Pedro Moneo, esta consultora, que también es editora de MIT Technology Review y Harvard Business Review, trabaja en la actualidad en el desarrollo de aplicaciones que funcionarían en la blockchain.

Durante el evento, que estuvo moderado por Carlos Vivas, director de la unidad de Blockchain en Opinno,  volvió a ponerse de manifiesto la inmadurez de esta tecnología y como aún resulta más barato hacer ciertas cosas con otras tecnologías más maduras. No obstante, se citó un informe de la consultora Gartner en el que se pone de relieve que será en 2018 cuando los bancos tengan en pleno rendimiento aplicaciones robustas desarrolladas en la blockchain, que aunque no sean percibidas por los clientes, sí servirán para hacer más eficientes los procesos bancarios.  En este sentido, Vivas puso de ejemplo la prueba de concepto realizada por JP Morgan. Esta entidad financiera movió dinero de Nueva York a Japón sin realizar transacción alguna.

Pero como la jornada buscaba analizar el funcionamiento de las aplicaciones en la blockchain para el resto de las industrias, también se habló del sector energético y cómo a través de esta tecnología en Estados Unidos se está experimentando en la venta de electricidad entre vecinos. También se aludió a la colaboración entre la plataforma de alojamientos Airbnb y la compañía Slock. Ambas empresas trabajan en el desarrollo de un código de acceso a la vivienda con fecha de caducidad, que evitaría al anfitrión la molestia de tener que esperar al inquilino. Airbnb también está colaborando con esta compañía en la autentificación de la reputación de los usuarios, con el fin de autentificar las opiniones y ganar en credibilidad.

Durante la jornada también se aludió a la utilidad de los contratos inteligentes como sustitutos de los testamentos al uso y resolver temas de herencias.  En este sentido, Luis Cuende, CEO de Stampery, explicó que en Estonia cualquiera puede certificar un documento a través de la blockchain.  Cuende explicó que este país aspira a convertirse en el centro de negocios de Europa. Añadió también que se han dado cuenta de que para ello es clave ofrecer facilidades a los emprendedores y evitar los intermediarios. Por ello, añadió que ya están ofreciendo servicios vinculados a los notarios y a la certificación de documentos.

Sobre el tema regulatorio, todos los ponentes coincidieron en afirmar que es necesario hacer modificaciones,  porque si no se hacen, las startups se comerán el mercado. Respecto a este asunto, los dos representantes de Stampery  reivindicaron una tarjeta digital para España tan bien desarrollada como la de  Estonia y precisaron que en España todo el registro de documentos mediante la blockchain está en el ámbito legal. No obstante, se mostraron esperanzados por el hecho de que tanto el Banco Central Europeo como el de España estén ya experimentando con esta tecnología.

Sobre la pregunta de si el sector empresarial español está preparado para la revolución que puede provocar la tecnología que sustenta al bitcoin, se puso de manifiesto que el principal problema es de formación y de entender cuál es la finalidad de su utilización.  Todos los ponentes coincidieron en señalar que falta mucha educación y que hay mucho ruido y literatura, pero pocas empresas desarrollando productos.

En cuanto a qué aporta la tecnología que respalda a Bitcoin en comparación con otras, los ponentes precisaron que el cambio radical es que no existe una autoridad central. El gran cambio está en el hecho de que ya no necesitas a un banco para introducirte en el ámbito financiero.

Y esto mismo puede ocurrir en un montón de mercados secundarios. En este sentido, Vivas apuntó cómo un cliente suyo quería montar una Bolsa paralela. Respecto a la visión de la generación de valor en el sector financiero, Vivas vaticinó que los bancos terminarán siendo garantes de información y no de dinero.

Respecto al futuro, todos los intervinientes, entre los que se encontraban, además de los ya citados, Oliver Díaz, de BBVA; Laurent Hardy, de Repsol y el emprendedor Antonio Moral, concluyeron que el bitcoin seguirá existiendo y que convivirá con los criptodólares y los criptoeuros. “Lo más inteligente para los estados y los bancos centrales es aprovecharse de la red existente de bitcoin para integrar su moneda y tokemizarla”, afirmaron.  Por último, subrayaron que el  dinero será digital, pero centralizado.