La ineficiencia es uno de los mayores riesgos que enfrenta la tecnología blockchain al no resolver el problema de la escalabilidad y continuar sumando entusiastas que adopten la tecnología; ese fue el tema que abordó entre bromas y un tono jocoso el creador de Ethereum, Vitalik Buterin, durante su presentación el primer día de la DevCon2. Buterin afrontó uno de los temas más complejos y controversiales que enfrenta la tecnología blockchain, asumiendo que: “Nosotros tenemos la solución a casi todos los problemas”.

El creador de Ethereum tituló su presentación “La Revolución Mauve”, basada en la tercera edición de su “Paper Mauve”, informe que describe el estado de la blockchain hasta el momento, centrándose sobre todo en las nuevas características de escalabilidad en la plataforma de Ethereum.

Luego de aclarar  “¿Qué apesta sobre Ethereum? y realizar una analogía comparando la red con un “smartphone de 1999”, Buterin comentó cuáles son los problemas que observa en las plataformas descentralizadas de hoy, y compartió la forma en la que el equipo de Ethereum busca resolver el problema de la escalabilidad.

Asimismo, abrió un debate sobre la propuesta ya adelantada en el Paper Mauve de implementar el “sharding”, neologismo que significa fragmentar en “pequeñas partes, un todo”, lo cual buscaría dividir grandes bases de datos de las plataformas blockchain en pequeñas bases almacenadoras para que estas puedan forman, casi como mineros, su propio consenso sobre un estado más grande.

Reformas en Ethereum

En una entrevista semanas previas al DevCon2, Buterin declaró que plantean reformar todo el código de Ethereum actualizándola a una versión mejorada, Ethereum 2.0, proceso que ocurriría en tres etapas. Una ya concluida, una segunda que está por venir en la que se aplicará el Proof-of-Stake (PoS) y el sharding y una tercera de la que se desconocen detalles, siendo el segundo paso clave para la expansión y reformulación de la red.

Buterin explicó que la transición al PoS busca replicar el proceso de minería bitcoin, pero “sin derroches de energía”, y añadió que en la segunda etapa los consumidores compraran Ethers a cambio de mineros virtuales, que luego serían orientados para replicar un proceso de verificación competitivo.

Pero no todo es color de rosas, la versión de la transición planteada Buterin trae consigo lo que él llamó como “supuestos defectos fundamentales” del mecanismo de larga validación. Entre los que mencionó, se encuentra la posibilidad de hacer el sistema más difícil de utilizar sí los compradores de mineros virtuales deben esperar para unirse al grupo de validación para lograr obtener los beneficios obtenidos por el protocolo PoS.

Igualmente, Buterin criticó el problema que tiene la minería PoS al tratar de alinear el criterio de los mineros virtuales, y añadió que, a su parecer, la solución se encuentra en construir un protocolo Proof-of-Stake que incentive a los participantes a seguir apostando a la versión “ganadora” de la minería, es decir, la de cadenas largas, pero a la vez  propone incluir “dark uncles” al protocolo, termino que se refiere a los bloques que son minados pero no incluidos a la cadena.

El creador de Ethereum concluyó justificando los esfuerzos para lograr el nuevo objetivo de la plataforma alegando que “el sueño es lograr aumentar la escalabilidad de la blockchain utilizando laptops de consumidores”.

Se estima que esta etapa durará hasta el año 2020, y que la tercera etapa representará un reto mayor para esta compañía, que a cargo de Buterin, considera que luego del robo a DAO es más ético y productivo construir protocolos nuevos.