La edición del 2016 de la reunión anual del Foro Económico Mundial, llevada a cabo en Davos-Klosters, fue protagonizada prácticamente por un solo tema: las revoluciones tecnológicas. Una de estas revoluciones es encabezada por la tecnología financiera, siendo Bitcoin y la Blockchain las más grandes innovaciones dentro de este sector.

Los líderes y expertos de la industria financiera que tuvieron la oportunidad de participar en este evento, reconocen que estas tecnologías tienen la capacidad de estremecer los fundamentos de la industria. Estos avances están siendo estudiadas cada vez con más frecuencia, dando lugar al surgimiento de nuevas plataformas y empresas que se encuentran a la vanguardia de los cambios que han ocurrido durante los últimos meses.

Ante dichos cambios surge la necesidad de que las autoridades regulatorias y los banqueros se esfuercen por comprender estas tecnologías y aprovechar su poder. Por tanto, gran parte de las discusiones llevadas a cabo en Davos giraron en torno al papel que deben desempeñar los representantes de la industria bancaria y los reguladores ante la rápida expansión de la tecnología financiera.

Sector bancario

En general, las opiniones de los banqueros durante las conferencias de Davos establecían que el sistema bancario ha ganado solidez y seguridad, por lo que la confianza del público ha aumentado y probablemente seguirá haciéndolo. Sin embargo, también reconocen que la tecnología financiera está generando una serie de desafíos a los que debe enfrentarse la industria.

Uno de estos desafíos es el aumento de la competencia para el sistema bancario que ha tenido lugar con el surgimiento de nuevas tecnologías y plataformas capaces de permitir a sus usuarios realizar transacciones financieras de una manera más rápida y eficiente que los sistemas tradicionales. Ante estos desafíos los bancos deben tomar la iniciativa de fortalecer y transformar sus estructuras con la finalidad de satisfacer las necesidades actuales de sus clientes.

No obstante, los representantes del sector bancario consideran que Bitcoin no ha cubierto las expectativas de los usuarios, pues no ha sabido adaptarse con la suficiente rapidez. Algunos de los argumentos que dan soporte a estas opiniones son que la capacidad de la red de Bitcoin se ha agotado y, además, la gran cantidad de fraudes y actividades criminales en las que se ha visto envuelta la criptomoneda han provocado que esta pierda credibilidad y confianza.

De acuerdo con lo informado por International Business Times,  John Cryan, Director ejecutivo de Deutsche Bank, es uno de los que opinan que Bitcoin no es competencia alguna para los sistemas bancarios tradicionales. Según sus propias declaraciones, al contrario de Bitcoin, la tecnología blockchain resulta realmente interesante, pues ofrece numerosas posibilidades de uso.

De manera que, actualmente, toda la atención se encuentra enfocada en la tecnología blockchain, que es descrita en una de las conferencias llevadas a cabo en el evento como una plataforma capaz de impulsar una nueva economía digital. Los expertos consideran que esta tecnología tiene numerosas posibilidades de uso además de Bitcoin y este potencial está siendo desarrollado a una gran velocidad.

Los cambios constantes y las innovaciones que han tenido lugar durante los últimos años han llevado a los líderes de la industria a reconocer, finalmente, que el sector bancario requiere nuevas alternativas y la tecnología podría ser la solución a estos requerimientos. Ante esta necesidad y el crecimiento de la blockchain, el sector bancario se ha esforzado por estudiar esta tecnología e integrarla a sus sistemas con el objetivo de actualizarlos y fortalecerlos.

Desafíos regulatorios

Otro de los aspectos señalados en el evento fue la necesidad de establecer normas regulatorias nacionales e internacionales para regir el uso de la tecnología blockchain. Sin embargo, durante una conferencias titulada “Una finanza global a prueba de futuro“, los panelistas reconocieron que las innovaciones que tienen lugar en el sector de la tecnología financiera implican nuevos riesgos que requieren reglas distintas que se adapten a las necesidades de los empresarios y los clientes.

Tomando en cuenta que las nuevas tecnologías no pueden regirse bajo las normas establecidas para los sistemas tradicionales, los reguladores deben enfrentarse a la tarea de comprender su funcionamiento y sus posibles debilidades con el objetivo de establecer reglas diferentes que garanticen la protección de los consumidores frente a los posibles riesgos relacionados con su uso.

Bitcoin y la Blockchain aún se encuentran en una etapa muy temprana de su desarrollo, por lo que los reguladores deben estar atentos a los avances que surjan en torno a estas tecnologías. En este momento, el interés de las autoridades se centra principalmente en la protección de los consumidores, pero también en vencer la dificultad que representa el establecimiento de regulaciones adecuadas para estas tecnologías.

Cambios de perspectivas

Durante las ediciones anteriores de este evento, Bitcoin y la Blockchain no habían captado la atención de los expertos de la misma manera que este año. Anteriormente, su potencial era subestimado. Pero, ahora, los representantes de la industria bancaria han reconocido que estas tecnologías realmente podrían transformar la manera en la que funciona el sistema financiero actualmente.

Ante estas innovaciones, la actitud de los bancos debe ser colaborar con su desarrollo en lugar de competir. Por este motivo las nuevas tecnologías han recibido una mayor atención por parte de los líderes de diversas industrias protagonizando discusiones en eventos de gran magnitud como lo es la reunión anual de la WEF, que reúne anualmente a los principales expertos para discutir el futuro del desarrollo económico y social a nivel mundial.