A simple vista, parece que el Bitcoin y las demás criptomonedas son más bien reaccionarias contra las instituciones bancarias. Y sin duda representan todo lo que estas no ofrecen: la descentralización monetaria y la posibilidad para los usuarios de ser su propio ‘banco’ y manejar su propio dinero directamente, sin intermediarios. Por ello es que la idea de poseer una cuenta Bitcoin en algún típico banco suena un tanto contradictoria, pero, ¿puede ser posible?

Según Niklas Nikolajsen,  CEO de la compañía suiza Bitcoin Suisse, la idea de una cuenta Bitcoin en un banco no sólo es posible sino que se puede cristalizar en poco tiempo: “Los bancos europeos pronto ofrecerán cuentas Bitcoin”, dijo en una reciente entrevista con el medio finews.ch.

No se conoce el motivo o la fuente en que se basa el empresario para afirmar esto, pero podríamos especular que ha estado muy en contacto con al menos algunas instituciones financieras del Viejo Mundo. Algo que no es de extrañar, ya que la propia Bitcoin Suisse ofrece servicios financieros como casa de cambio, consultora y red de cajeros automáticos Bitcoin.

Además, Nikolajsen parece saber incluso qué banco será el que ofrezca esta inesperada integración con Bitcoin, aunque aún no está dispuesto a revelarlo: “No se trata de un banco exótico”, es todo lo que informa por los momentos, además de insinuar que el comienzo del servicio de cuentas en moneda digital podría suceder a finales de este mismo año.

Actualmente, gastar las criptomonedas tal como se gastaría el efectivo no es posible. Si bien es cierto que cada vez más establecimientos aceptan este método de pago y que existen ciudades y países donde la moneda virtual se ha convertido en favorita, tal como ha sucedido con Australia, donde sus residentes ya pueden pagar casi cualquier cosa con ella; lo cierto es que en la mayoría de los casos los clientes deben pasar por un proceso de cambio a dinero fiat o limitarse a las compras en línea para poder utilizar sus bitcoins.

Por todo esto, la opción de una cuenta Bitcoin en el banco podría abrirle a la criptomoneda muchas más posibilidades. Sin embargo, también es preocupante la seguridad y la independencia: con este método, el usuario se vería obligado a confiar su clave privada a la institución escogida, lo que les daría acceso ilimitado a los fondos. Algo que puede llegar a ocasionar gastos e incluso robos por parte de hackers, tal como sucedió con Bitfinex y DAO.

Pese a los riesgos, Nikolajsen lo considera una buena oportunidad para invertir, pues el Bitcoin está protegido contra la inflación, ya que sólo llegarán a existir 21 millones. Él, entretanto, se ocupa de la futura instalación de otros tres cajeros automáticos Bitcoin en otros tres puntos del país. Puede que para ese momento su predicción se haga realidad.