Últimamente no es inusual escuchar sobre las numerosas peticiones de patentes para cientos de aplicaciones blockchain que, sin embargo, ofrecen funciones muy específicas y ciertamente distantes entre sí: desde carteras personales hasta pagos transfronterizos. O incluso energía limpia, como es el caso de la startup estadounidense LO3.

En julio tuvimos noticia de esta compañía emergente por su proyecto TransActive Grid, una plataforma blockchain con la que los vecinos de Brooklyn lograron implementar un sistema de energía solar en sus hogares. Pero, al parecer, este fue sólo el comienzo para LO3, pues ahora ha logrado registrar con éxito en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos (UPSTO, por sus siglas en inglés) un nuevo sistema basado en la cadena de bloques: el Proyecto Exergy.

Básicamente, lo que esta iniciativa pretende es convertir a los ordenadores en fuentes primarias de energía térmica reutilizable con un sistema distribuido que permitirá integrar esta energía a, por ejemplo, la calefacción y aire acondicionado de todo un edificio.

La patente, registrada originalmente el pasado noviembre pero publicada apenas el 25 de octubre, tiene como inventores a Lawrence Orsini y Julianna Wei, el director y la Jefa de Operaciones del Exergy LO3, respectivamente. En ella se detallan los aspectos técnicos de este sistema distribuido basado en la tecnología subyacente de Bitcoin, tal como se indica:

El controlador (del sistema) es capaz de determinar las plataformas de asignación de cómputo de cargas de trabajo, el tipo, tamaño, horario, secuencia, velocidad y valor sobre la base de las señales recibidas. Es capaz de contratar, realizar transacciones, retransmitir y transmitir las cargas de trabajo, aseguradas criptográficamente, y los comandos a los dispositivos de computación, y dinámicamente volver a determinar la asignación de cálculo de carga de trabajo en base a señales adicionales recibidas y a los comandos anteriores enviados a los dispositivos de computación, los cuales pueden grabarse en la blockchain.

Oficina de Patentes de los Estados Unidos

El prototipo construido hasta ahora utilizó los componentes que ejecutan la aplicación distribuida Folding@home de la Universidad de Stanford, y logró generar, capturar y almacenar suficiente energía térmica para todo un departamento. Se planea, además, la fabricación de un segundo prototipo para la climatización de espacios más amplios.

Continúan de este modo creciendo las empresas poseedoras de patentes blockchain. A pesar de que originalmente esta es una tecnología de código abierto, es decir, de licencia libre, sobre ella es posible construir aplicaciones virtualmente ilimitadas que, como ya se ha probado, pueden ser patentadas y vendidas por sus desarrolladores. Mientras que LO3 ha logrado hacerse con la propiedad de esta aplicación, aún muchos registros continúan pendientes en la UPSTO. Ya veremos quiénes logran la aprobación por parte de este organismo.