El MIT Media Lab está por llevar a cabo el lanzamiento de la primera versión Beta de Enigma, una nueva plataforma basada en la tecnología blockchain que permite almacenar, compartir y analizar datos cifrados en la nube de una manera privada y segura.

Enigma es definido como una red descentralizada P2P que emplea un sistema de registro compartido verificable, utilizando un sistema de cálculo entre múltiples partes impulsado por la tecnología blockchain. Esta tecnología será utilizada para llevar un registro matemático y transparente de datos compartidos, gestionando el control de acceso y las identidades de los propietarios de dichos datos.

En primer lugar, Enigma ofrecerá un sistema de procesamiento de datos con un elevado nivel de privacidad. Este sistema ofrecerá la posibilidad de almacenar y compartir datos cifrados que podrán ser analizados sin ser revelados a ninguna de las partes involucradas. Esto será posible gracias al uso del cifrado homomórfico que permite operar sobre datos cifrados de la misma manera en la que se haría sobre los datos originales. Todo esto, sin la necesidad de la intervención de un tercero de confianza.

Los datos registrados en Enigma no son descifrados en ningún momento, sino que se dividen en múltiples partes indescifrables que son computadas por los nodos que forman parte de la red. Los usuarios tendrán un control total y anónimo de sus datos e incluso contarán con la posibilidad de vender un acceso parcial a éstos.

En pocas palabras, Enigma permitirá llevar a cabo un procesamiento y análisis de datos eficaz a las partes autorizadas, ofreciéndoles sólo el resultado final de sus operaciones. Sin embargo, el uso de esta plataforma no será totalmente gratis, el sistema cobrará una pequeña cuota por cada operación realizada para mantener el funcionamiento de la red.

Este sistema está siendo desarrollado por Amir Lazarovich y Guy Zyskind, dos investigadores del MIT Media Lab, junto con el empresario Oz Nathan. Para ser lanzada y funcionar debidamente, la plataforma de Enigma requiere la participación de cientos e incluso de miles de usuarios que cedan sus ordenadores para llevar a cabo los cálculos requeridos para el funcionamiento de la red.

Durante los últimos meses, el equipo de trabajo de Enigma se ha dedicado a probar el protocolo de la plataforma y a investigar, mediante encuestas realizadas a los usuarios potenciales, las posibilidades de uso más interesantes del sistema propuesto. Los usuarios interesados ​​pueden inscribirse en la lista de espera para probar la versión beta de la plataforma registrándose en la página web de Enigma.

El sistema de Enigma aún debe ser probado y mejorado, pero, de ser implementado, ofrecería numerosos beneficios sobre todo para las empresas que deben compartir datos importantes y requieren hacerlo de la manera más privada y segura posible. Además, permitiría a sus usuarios compartir aún más información con la seguridad de que podrán conservar la privacidad de sus datos y su identidad.