La Comisión Nacional de Transporte (NTC) de Australia publicó un informe que señala a la aplicación de la tecnología de contabilidad distribuida como una de las herramientas mejor posicionadas para enfrentar las necesidades de los usuarios,  sirviendo como red de comunicación entre operarios con entes gubernamentales para agilizar el servicio.

Australia continúa llevando la batuta en el empleo de la blockchain con esta iniciativa, la cual busca establecer protocolos que permitan mejorar el servicio, tales como un centro de datos que comunique directamente con el gobierno para ofrecer opciones a los usuarios basadas en estadísticas recolectadas por el sistema.

El informe apunta hacia el establecimiento de regulaciones para el uso de tecnologías que regirán el sistema de transporte dentro de los próximos 20 años, adecuando soluciones para un país donde los ciudadanos comúnmente se movilizan con un vehículo propio. El objetivo principal es incluir el rol del gobierno en la regulación de nuevos medios de transporte. Esto incluye la adopción de vehículos automatizados tanto en carreteras como en vías ferroviarias.

Actualmente existen dos medios de transporte automatizados en el país que prevén estar funcionando en un lapso de 5 años: el Sídney Metro, un sistema de trenes subterráneo completamente automatizado que operará en una red cerrada; y el sistema de trenes ‘AutoHaul’ de la compañía Rio Tinto en Pilbara, al oeste de Australia. Estos prototipos representan el futuro de la movilización donde el concepto de Internet de las Cosas será el centro de los servicios ofrecidos para suplir las necesidades del público.

El almacenamiento de la información para determinar las preferencias de los usuarios será uno de los principales servicios a ofrecer en este caso y estará basado en una red de intercomunicaciones que servirá para acercar al gobierno y al sector privado mediante el empleo de la tecnología de contabilidad distribuida.

Está previsto que el empleo de la blockchain ayude a generar un modelo más transparente, accesible y sustentable de transporte, bajo la debida regulación del sistema para generar confianza en el uso de las ciber-estructuras.

De acuerdo a los expertos citados en el informe, sólo es cuestión de tiempo para que la cadena de bloques sea empleada en transacciones peer-to-peer y de máquina-a-máquina, del mismo modo que podría ser usada para proveer un sistema de seguridad de transporte, en vista de los adelantos que poco a poco irán cediendo responsabilidades de operarios humanos a programas computarizados.

Las Regulaciones del Transporte Terrestre 2040: Tecnología, tendencias y otros agentes de cambio, serán discutidas con las partes interesadas entre octubre y diciembre de este año, para llegar a una versión final ante el Consejo de Transporte e Infraestructura australiano en mayo de 2017.